Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 ABC A B C DE SEVILLA Crítica de música SÁBADO 22- 2- 97 Sácnz de Oíza, Martín Patino, García Rodero y Téllez, en las Jornadas de Arte Contemporáneo Sevilla. S. C. Organizadas por el Departamento de Arte Contemporáneo de la Universidad de Sevilla, del 10 al 15 de marzo tendrán lugar las IV Jornadas de Arte Contemporáneo, que se celebran en el Hospital de Los Venerables por acuerdo con la Fundación Focus. Intervendrán doce ponentes, representando un amplio espectro artístico. En ediciones anteriores, la demanda por parte de los alumnos ha desbordado el cupo de inscripciones previsto, pues el ciclo tiene un planteaFernando Martín miento multidisciplinar para dar una visión del arte y la cultura contemporáneos, de lo que están muy necesitados los universitarios porque casi siempre las materias que se imparten en las facultades no se incardinan en la realidad actual. El seminario, que también tiene el apoyo de la Fundación E l Monte, contará con el pintor Manuel Salinas para el apartado de creación pictórica. Abstracto, estricto es el título de su conferencia. E l arquitecto Francisco Javier Sáeriz de Oíza t a m b i é n intervendrá en la primera jornada, hablando de La arquitectura contemplada. Una visión de la arquitectura desde la pintura Cal y arena con Ion Marín Triunfó Daniel Ligorio con el Emperador de Beethoven Teatro de la Maestranza: 20 de febrero de 1997. Concierto n. 5 Emperador de Beethoven y Sinfonía n. 4, de Brahms. Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Solista: Daniel Ligorio (piano) ganador del concurso nacional de JJ. MM. Director invitado: Ion Marin. Hay que agradecerle el gesto. Tras cancelar su actuación el maestro Sutej, inicialmente anunciado, el director rumano Ion Marin, que había redondeado la semana pasada un gran concierto con obras de Mozart, Dvorak (con la gran Natalia Gutman) y Mendelson, aceptó hacerse cargo del de esta semana con el cambio de la programada obra de Richard Strauss por la cuarta de Brahams. Su juvenil y melenuda silueta ya le resulta gratamente familiar al aficionado. Es Daniel Ligorio discípulo de Claudio Abbado, su lanzador oficial. Es un gran director de foso y figura consagrada en repertorio rossiniano. La firma Deutsche Grammophon lo tiene entre sus estrellas, habiendo rubricado el registro de los más importantes títulos del Cisne de Pésaro. Su repertorio es amplísimo. La orquesta sevillana lo adora. Y el jueves tenía el difícil cometido de acompañar a un jovencísimo pianista, el catalán Daniel Ligorio (Martorell, 1977) ganador del Concurso Nacional Permanente de Juventudes Musicales, nada menos con el concierto Emperador de Beethoven. Y como la música, como el toreo, es un arte, en donde no siempre se cumplen las previsiones del dos más dos igual a cuatro, pues Ion Marin convenció de nuevo en la obra de obligada inclusión, y no en la por él elegida, la sinfonía de Brahms. No me canso de repetir que esa es la grandeza de la música en vivo. Me asombró el aplomo, la seguridad ante el teclado y la seguridad en sí mismo que manifestó Daniel Ligorio. E l Emperador es un miura, una obra de colosalismo catedralicio, popularísima y archiconocida por lo demás. Creo que le benefició el cambio de batuta, pues Ion Marin mimó y atendió al solista hasta en los últimos detalles, brindándole un acompañamiento de lujo, con una orquesta en estado de gracia de extraordinario refinamiento sonoro (cautivadora la cuerda en el adagio central) y de gran plasticidad expresiva en la madera y el metal, con trompas en esta ocasión afinadísimas durante toda la noche. Ligorio posee una digitación segura, clara y vigorosa. Sus escalas son limpias, sus trinos luminosos y sus notas perladas de un brillo cristalino, logrando el esperado efecto de caja de música en el tiempo central, en donde fraseó con serena y honda lentitud y un siempre controlado sentido del rubato esa página inmortal salida del hosco, pero siempre melancólico, corazón del genio de Bonn. Y bien resueltas las dificultades virtuosísticas del rondó final, aunque tal vez faltara el acople preciso en la fulgurante coda que remata tan celebrada composición. Triunfó sin reservas, pues, del joven pianista catalán en su presentación en el Maestranza. La fotografía como documento social Para la literatura se ha elegido al polifacético Andrés Trapiello, que hablará de El escritor de diarios E l dibujante Máximo representa al humor gráfico, y ha titulado su ponencia Humor, ¿para qué? Los escenógrafos Miguel Ángel Coso y Juan Sanz participarán el día 12 con una ponencia sobre El Corral de Comedias de Alcalá de Henares (1601- 1997) Por su parte, la prestigiosa fotógrafa Cristina García Rodero disertará sobre La fotografía como documento social La experiencia del artista Wolf Vostell en Malpartida de Cáceres, llevando arte contemporáneo a un lugar tan alejado de los focos culturales habituales, es el tema que aportará María del Mar Lozano, de la Universidad de C áceres. E l director de cine Basilio Martín Patino analizará las innovaciones de su propia filmografía. Fernando Martín, director de las jornadas, intervendrá en el apartado de pintura para hablar de Francisco Toledo: identidad y creación Lorenzo Savall, director de la revista Litoral se encuadra en la relación de la literatura con el arte. En la última jornada, el día 15, Javier Hernando analizará la crítica de arte como una disciplina ecléctica, y la clausura estará a cargo de José Luis Téllez, uno de los principales críticos españoles de música clásica, quien explicará la música del siglo XX: la segunda vanguardia John Arden, dramaturgo y novelista brit ánico, ha realizado en Sevilla una sesión de trabajo con un grupo del Centro Andaluz de Teatro que está ensayando su obra Live like pigs -escrita en 1958, alude al conflicto social y la violencia de un barrio marginal- e impartió ayer una conferencia en la Facultad de Filología sobre su evolución creativa. Un Brahms embarullado En las paredes del teatro todavía están grabadas las cuartas de Brahms del brujo Celibidache en la Expo ¡qué gran pérdida ha sufrido la interpretación musical del siglo XX! o del hipnotizador de masas Lorin Maazel en el ciclo de Música de las Naciones. La versión que ofreció Marin no puede ni debe ser comparada con las referidas. Seguro que a muchos aficionados les agradó. Y razón tendrán en algo tan íntimo como la percepción musical. Pero a mí no me gustó. Fue una lectura crispada, embarullada, sin guardar las perspectivas ni las proporciones de la concepción global de la obra, con tiempos incomprensiblemente desenfrenados que rozaron el desquiciamiento expresivo en el desmelenado (no es metáfora, sino reflejo real del podium) movimiento final, en donde las indicaciones que el compositor apunta para el allegro- enérgico e passionato -afectaron más al tempo expositivo que al pathos expresivo de tan grandioso pentagrama. Lo curioso es que la orquesta sonó bien, en noche de aciertos tanto en sus secciones como por parte de los atriles que asumieron sus cometidos solistas. No sé si fue problema de falta de ensayos o de la concepción general de la obra por parte del gran director rumano. De todas formas, el público disfrutó con un programa de caramelo, con Beethoven y Brahms en programa, justo en el año en que conmemoramos el primer centenario del fallecimiento del gran compositor de Hamburgo. Ramón María SERRERA Narros: El teatro aún está pidiendo a gritos la reforma estética que planteó Valle- Inclán Sevilla. Efe E l Teatro Lope de Vega de Sevilla acoge a partir de hoy El Yermo de las Almas la primera obra teatral de Valle Inclán que deja entrever el esperpento y que se representa por primera vez en Sevilla de manos del Centro Dramático Nacional, bajo la dirección de Miguel Narros. Según su director, esta obra, que se estrenó hace cien años, se adelanta el estilo del esperpento ya que el tratamiento del melodrama que hace Valle es un antimelodrama y así hay personajes, como la madre o el cura, que están tratados ya como en el esperpento que posteriormente desarrollará Para Narros, lo fundamental de Valle es que era un hombre que creó una forma de teatro, el esperpento, e intentaba crear una escuela de actores para representar una nueva forma de teatro, una reforma que aún está pidiendo a gritos el teatro Para Berta Riaza, la obra es dificilísima y Valle Inclán tiene un estilo tan especial que encontrarlo es el gran caballo de batalla de todos los actores