Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 ABC CAMPEÓN LUNES 25- 5- 98 Entre la confusión accionarial y el golpe de timón TYás la ampliación de capital, sigue sin verse una solución de estabilidad para el Sevilla Concluida la ampliación del capital del Sevilla F. C. y mermado relativamente el peso de los grandes paquetes accionariales de la entidad, se sigue viendo lejana una solución de estabilidad para el club, donde toda llamada a la unidad o propuesta de pacto parece viciada por intereses de los distintos grupos que Nadie niega al abogado, accionista y ex- dirigente de la entidad su decisivo papel en la salida de González de Caldas y los suyos de la dirección del Sevilla. Tampoco está en duda la importancia de su apoyo para que Rafael Carrión llegara a la presidencia del club en la junta general del 15 de mayo del pasado año. Tanto en aquella asamblea como en la celebrada el pasado mes de diciembre, José María del Nido aglutinó y condujo a los accionistas de la sociedad contra un enemigo común, que a falta de otros logros había tenido la virtud de unir en su contra a todo el sevillismo. Aquel movimiento asambleario apartó el gran paquete accionarial de Caldas y los 225 millones objeto de litigio judicial lo suficiente como para sacar adelante la ampliación de capital, acogiéndose a supuestos de excepcionalidad en la Ley que rige las sociedades anónimas. Pero la unidad, todo este tiempo, no ha ido más allá de lo aparente, si bien es verdad que a Camón y su consejo se le ha dejado trabajar en el primer intento por devolver al Sevilla a la Primera división. Fracasado éste, ha surgido con fuerza la voz opositora del propio Del Nido, que la misma noche del triunfo asambleario había dejado claro a Rafael Camón que hasta ahí había durado la ayuda y que, en adelante, le tocaba a él hacerlo bien. Ahora, José María del Nido cree que ha llegado el momento de cobrar los réditos de su brillante actuación en las dos últimas juntas generales de accionistas. Y al mismo tiempo, considera que ya ha purgado las responsabilidades que le puedan corresponder en aquel descenso administrativo a Segunda B, sobrevenido en agosto de 1995 mientras se encontraba de vacaciones. Del Nido considera abiertamente incapaces a Rafael Carrión o Eduardo Romero, cuyo sevillismo no discute, para sacar al club del pozo en que se halla sumido. En su paso adelante, el abogado sevillano asegura contar con el respaldo económico suficiente para afrontar la temporada en Segunda con garantías de ascenso. Lo que no le salera, en modo alguno, son las Del Nido ha dado el paso mas decidido, pero para ser presidente necesita dar el rodeo de las primarias Sevilla. S. D. ansian el poder dentro del sevillismo. La unión surgida contra un enemigo común llamado González de Caldas ha saltado en pedazos tras el fracaso de la recién concluida temporada, Quien ha dado el paso adelante más decidido es José María del Nido, pero, acciones en mano, los números no le salen. cuentas accionariales para llegar a la presidencia, aunque el consejo de Rafael Carrión tampoco suma una mayoría accionarial representativa. Habría que ver qué sentido toma el capital minoritario que en su día se unió por completo contra González de Caldas. Del Nido confía en su tirón para atraerse a los pequeños accionistas, pero sabe que ésa es una lucha desigual, que Caldas sigue siendo el mayor de los propietarios de la sociedad y que convocar una junta para tumbar al actual consejo puede ser peligroso. Por eso no le ha quedado más remedio que dar un rodeo en forma de propuesta de elecciones primarias para que el sevillismo lo Heve a la presidencia en la próxima junta general, que él pretende que sea inminente y que el actual consejo no tiene la menor prisa en convocar. Otros grupos, como Foro Sevillista, no presentan de modo tan claro como Del Nido sus aspiraciones de poder dentro del club, ni hacen prever movimientos a corto plazo. Pero hay oposición, y por varios frentes. Si los actuales admi- nistradores del club no han podido, en su primera temporada completa, devolverle al Sevilla la categoría perdida, en el segundo intento lo van a tener más difícil. Ahora les va a costar mucho más trabajo justificar una mala planificación de temporada, una errónea política de fichajes, cambios de entrenador o cualquier otro paso en falso. Los abonos para la próxima temporada, de nuevo en Segunda, pueden ser un termómetro para medir el grado de entusiasmo que quede en la afición sevülista, lo único que parece estar a la altura en todo este caos.
 // Cambio Nodo4-Sevilla