Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PAN HOY, HAMBRE MAÑANA Paco Romero, presidente de Foro Sevillista: Es obvio que la venta de jugadores se desestime. El desastre total sería volver a Segunda La oferta del Olímpico es mejorable. Para nosotros, sería la opción más deseable, porque no perderíamos el patrimonio, además de conseguir la recalificación de la Ciudad Deportiva y lo que se recibiría por el alquiler de los bajos del estadio. Eso sería suficiente para salvar la coyuntura a través de la petición de un crédito hipotecario ¿De qué ampliación se habla? He escuchado del presidente que sería sobre 1.000 millones. Pero hacer una ampliación de 1.000 ó 2.000 millones para cubrir 500 significaría pan para hoy y hambre para mañana. Podemos tener un caudillo y los accionistas no quieren. Estos ya han dicho hasta dónde pueden llegar. La última ampliación fue de 300 millones y no se les puede pedir más. Para salvar la coyuntura de forma casi definitiva, harían falta 4.000 millones como mínimo La ampliación tendría que ser abierta y vendría un grupo de fuera. Ahora bien, uno se plantea qué sería mejor. Los gestores en los que se ha confiado no han demostrado ser buenos administradores Emilio Romero, presidente de la Federación de Peñas: Si la junta general es para ampliar capital, creo que no la vamos a secundar; si es para otras cosas, habría que estudiarlo. La ampliación ya se ha hecho dos veces y no ha servido para nada. Lo que quiero es lo mejor para el Sevilla, con o sin Carrión La Federación de Peñas no ha propuesto el pago por adelantado de los abonos de los próximos cinco años. Esa solución ha salido del consejo y, de adoptarse, fracasaría José Ignacio Macías, presidente de Sevillistas de Base: El Sevilla siempre es noticia; hay cosas que no deberían salir tanto. Nosotros siempre hemos luchado contra una ampliación de capital sin base social. Entraríamos en la misma vorágine en la que hemos estado. Si Carrión quiere renunciar al cargo, que lo haga. Ya lo hizo el 12 de septiembre y salió respaldado. El Sevilla necesita tranquilidad y unión Millán Herce Los sevillistas de a pie piden, para la crisis económica del club, soluciones que no pasen por ampliar el capital COLAPSO ECONÓMICO. CONSIDERA QUE LA MEDIDA SUPONDRÍA LA LLEGADA DE GRUPOS EXTERNOS El sevillismo de base, contrario a la ampliación de capital que propone Carrión Si el presidente del Sevilla, Rafael Carrión, convocara una junta general extraordinaria de accionistas con la intención de acometer una ampliación de capital, tal y como anunció, no podría decirse que contara precisamente con el respaldo del sevillismo de a pie. El principal argumento esgrimido por este sector es la más que probable entrada de grupos externos. s yiLLA. Manuel Borrero se es el mayor temor de todos los sevillistas, no sólo de los de base, sino también de los que manejan un paquete empresarial importante. Sin embargo, la solución que el máximo mandatario propone pasa por tomar ese riesgo. 0 mejor dicho, escuchando atentamente las declaraciones que hizo el pasado jueves, no existe tal riesgo. En una ampliación de capital, no debemos tener temor a que venga nadie de fuera si cada uno compramos la parte que nos corresponde. Si los sevillistas no queremos que entren cuerpos externos, no va a suceder afirmó tajantemente Carrión. Es una opinión legítima, pero quizá inviable a tenor del parecer de los accionistas, reacios a poner dinero otra vez- -sería, de hacerse, la tercera ampliación de capital del Sevilla- Obligar al sevillismo a volver a hacer un esfuerzo tal supone, para algunos, pedirle más de lo que puede dar. Además, si la ampliación es de poco más de 1.000 millones de pesetas, el resultado sería salvar la coyuntura, pero sólo de momento. A largo plazo, nada se arreglaría, si bien es cierto que el club de Nervión lleva mucho tiempo viviendo al día. E Son éstas las razones que expone Paco Romero, presidente de Foro Sevillista. Si en algo coincide Romero con Carrión es en la necesidad de suscribir acciones por valor de más de 1.000 millones, pero por mucho más, de 4.000 como mínimo. En caso contrario, el Sevilla se convertiría en un caldo de cultivo perfecto donde la figura del caudillo podría germinar. Como insinúa el propio Paco Romero, el asunto de la llegada de grupos empresariales ajenos al Sevilla es bien relativo. Porque, ¿quién dice que de esta forma no le irá peor a la entidad de Nervión? Ha quedado comprobado que aquello de el Sevilla, para los sevillistas no ha garantizado la estabilidad de un club que se ha caracterizado por la desunión y el enfrentamiento. Puestos a elegir, igual es la concentración del poder decisorio en una persona que gestionaría de forma presidencialista la opción más práctica y, por supuesto, garante de una situación estable. Es quizá el dilema que empiezan a plantearse los sevillistas que dejan a un lado el corazón para otorgar preeminencia al análisis racional. En cualquier caso, lo que está claro es que la base del sevillismo ha comenzado a desconfiar de unos gestores que no tienen toda la culpa de la coyuntura en la que se ha desembocado. En una disyuntiva como ésta, el deseo generalizado se materializa en el reclamo de nuevas formas de dirigir la nave blanca. Es lo que pide Emilio Romero, nuevo presidente de la Federación de Peñas Sevillistas, al frente de la que sustituye a Manuel Pérez Giráldez. Tampoco la cabeza visible del organismo que engloba a las peñas se muestra partidario de recurrir a una ampliación de capital. Y a las pruebas se remite. ¿Han resuelto algo las dos ampliaciones anteriores? La respuesta es obvia. A juicio de Romero, urge solucionar antes otros asuntos y la convocatoria de un junta general de accionistas sería una posibilidad para someter a examen si tiene como finalidad encontrar recursos distintos para resolver aspectos como la deuda con Hacienda o para establecer una pauta clara de negociación con la Sociedad Estadio Olímpico y la subsiguiente posibilidad de ir a jugar al recinto cartujano un número de partidos a cambio de la recalificación de la Ciudad Deportiva y los bajos del Sánchez- Pizjuán, y la cesión de unos terrenos donde se ubicarían las nuevas instalaciones de entrenamiento. José Ignacio Macías, presidente de Sevillistas de Base, cree, igualmente, que la solución no pasa por la ampliación de capital, que sería abierta, algo a lo que siempre se ha opuesto esta organización.
 // Cambio Nodo4-Sevilla