Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL COMANDO ANDALUCÍA PERPETRA UN NUEVO CRIMEN La persecución de los terroristas provocó escenas de pánico en diversos puntos de la ciudad El tiroteo que se produjo a pocos metros de la Facultad de Medicina sembró el desconcierto en la zona La consternación por el asesinato del doctor Muñoz Cariñanos y el pánico provocado por la persecución policial en varios puntos de la ciudad fueron las emociones dominantes anoche en Sevilla. A pocos metros de la Facultad de Medicina se produjo un tiroteo que motivó momentos de gran tensión en el complejo universitario, donde la Policía entró en busca de ios etarras. a ciudad pasó ayer por la tarde, de la consternación por el asesinato del coronel Muñoz Cariñanos a los rumores acerca de dónde estaban sus asesinos. Los comerciantes de la zona vieron a dos personas salir de la consulta por la calle Jesús del Gran Poder, una de las cuales fue detenida casi inmediatamente. Desde las siete hasta pasadas las ocho, los helicópteros de la Policía Nacional sobrevolaron la zona con los focos. Buscaban a otros jóvenes que habían participado en el asesinato y que, en un primer momento fue cercado en la zona de la Macarena. El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, no quiso entrar en los detalles de la operación policial, pero en esos momentos, los rumores L SEVILLA. J 3.53 cha IM. B AIvarado trar en su casa y al bar que hay en la esquina del callejón con Jesús del Gran Poder tuvo que echar la cancela por si había una explosión para que no saltaran los cristales. En la calle Jesús del Gran Poder, al pasar las horas llegaban los trabajadores, familiares y amigos de la víctima. Casi todos intentaban mantener el rostro sereno, menos un joven que comenzó a llorar desconsolado, se trataba de un ahijado del doctor Muñoz Cariñanos, que salió destrozado de la clínica. En la calle se agolpaban vecinos, que no dejaban de destacar la calidad personal y profesional del doctor al que veían pasar por la calle con su bata blanca Los comerciantes, poco a poco, se iban dando cuenta de que su vecino de tantos años había sido asesinado en su propia consulta por ETA. Aunque en un principio la mayoría de J. M, Serrano los vecinos pensaba que sería uno de los tantos tirones que se dan en esta La Policía rastreó la zona en la que se encontró al segundo terrorista zona, el revuelo y los gritos de una mujer les alertaron de que era algo apuntaban a que el terrorista estaba Mientras tanto, en la calle Jesús más. Los rumores continuaban. Al en una zona cercana al casco históri- del Gran Poder, los vecinos se agolpa- parecer, la Policía recibió llamadas co de Sevilla. Incluso llegaron a de- ban delante del callejón Padre Cañe- que alertaban de la presencia de un cir que el terrorista había sido visto te. Hacia las ocho de la tarde la Poli- coche sospechoso en la próxima caen el centro comercial Plaza de Ar- cía Nacional amplió el cordón poli- lle Teodosio y un tramo de Santa mas, si bien se trataba de una falsa cial, puesto que la presencia de una Ana permanecía acordonado presualarma que se repitió posteriormen- moto levantó varias sospechas. La miblemente por la misma circunste en varios puntos de la ciudad. Policía mandó a todos los vecinos en- tancia. SOSPECHAS La cuarta bomba ¡levaba el nombre de Patxi A la vez que Sevilla entera se conmocionaba por el asesinato del prestigioso otorrino Muñoz Cariñanos a manos de ETA, la Policía descubría ayer por la tarde la existencia de una bomba lapa en el coche de un funcionario civil de Santa Bárbara. El vehículo, un Renault 1 9 blanco con matrícula de Madrid, estaba estacionado en la plaza del Martinete, en la confluencia de las avenidas de Kansas City y El Greco, en el Polígono de San Pablo. Esa era la cuarta bomba que ETA colocaba en Sevilla, tras las tres anteriores, a otros tantos militares residentes la ciudad que tampoco llegaron a hacer explosión. Todos los artefactos encontrados llevaban escritos los nombres de los etarras miembros del comando Vizcaya muertos en Bilbao este verano, cuando se disponían a cometer un atentado. La de ayer llevaba escrito el nombre de Patxi en SEVILLA. F. Co IVa. Sanvicente El vehículo en el que se ocultaba la cuarta bomba fue localizado en la Plaza del Martinete alusión al jefe del comando, Patxi Rementería. Nada más conocerse la existencia de la bomba, sobre las nueve menos diez de la noche, la Policía alertó a los vecinos de la Plaza del Martinete y de bloques de El Greco: Tenían que retirar sus coches, cerrar persianas y ventanas y situarse en la zona más alejada de la plaza. Incluso los vecinos de un bloque de El Greco fueron desalojados de sus viviendas. Fue en torno a las doce y media de la noche cuando los técnicos de desctivación de explosivos Tedax lograron extraer del coche la fiambrera donde estaba colocado el artefacto y desactivarlo sin necesidad de que explosionara. El funcionario objeto del atentado frustrado desconocía que su coche hubiera sido manipulado. Su mujer manifestó que durante una semana la bomba estuvo colocada en el vehículo y en ese tiempo lo habían usado en varias ocasiones.
 // Cambio Nodo4-Sevilla