Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 DOMINGO 2 11 2003 ABC Economía LUIS DE GUINDOS Secretario de Estado de Economía Las cláusulas de salvaguarda de los salarios se deben ligar a la productividad, no al IPC No hay burbuja inmobiliaria, sino una evolución de precios al alza que se va a ir moderando con más viviendas en alquiler y más transparencia en los procedimientos de urbanismo TEXTO: YOLANDA GÓMEZ FOTO: ERNESTO AGUDO MADRID. El ministro de Hacienda ha anunciado esta semana que el ejercicio se cerrará con superávit presupuestario. ¿Por qué no se ha gastado ese dinero en cubrir deficiencias en gasto social o infraestructuras? -Los gastos van en línea con las previsiones y los ingresos van mejor de lo estimado y es eso lo que genera el superávit. No se podrá gastar ese excedente en el ejercicio en curso. Lo que se debe hacer es incorporar dicho superávit en el Fondo de Reserva de la Seguridad Social para garantizar el sistema de pensiones. ¿Y cómo se ha logrado un superávit en un entorno de menor crecimiento económico? -Esto es posible porque el empleo se ha comportado mejor que lo inicialmente previsto, lo que ha permitido un aumento en los ingresos por cotizaciones sociales. Coherencia de la política económica -La economía española está pasando de puntillas por una crisis económica internacional que ha azotado con especial virulencia a Europa. ¿A qué cree que se debe? -Creo que la principal aportación del Gobierno a esta situación ha sido la coherencia de su política económica. En este país todo el mundo sabe cuáles van a ser las directrices básicas de la política del Gobierno del PP, y eso es muy bueno desde el punto de vista del comportamiento de los agentes económicos, porque genera que las actuaciones sean predecibles, mejorando los efectos de las políticas adoptadas. ¿En su opinión, por tanto, es la credibilidad y la predictibilidad de la política económica la que explica el comportamiento diferencial de la economía española? -La coherencia, la credibilidad, han sido extremadamente importantes desde el punto de vista de generación de expectativas. Además, hemos entrado en una situación de desaceleración económica por primera vez con las cuentas públicas equilibradas, lo que deja margen de actuación a los estabilizadores automáticos y permite bajar impuestos. Asimismo, se han tomado medidas para hacer la economía mucho más flexible, con mucha más capacidad para generar empleo. Por tanto, se ha modificado el patrón de comportamiento de la economía española. Lo extraordinario es que mientras Euro- La mayor aportación del Gobierno a la economía española es la coherencia de las políticas adoptadas pa crecerá este año, como prevé la Comisión Europea, un 0,4 España lo hará un 2,3 Ahí está también el dato de empleo. Mientras para la zona euro se prevé una caída del 0,2 para España se espera un incremento del 1,7 El problema de Europa no son las exportaciones, el problema de Europa es que no hay demanda doméstica. Son las medidas adoptadas en sí mismas, más el hecho de que sean extremadamente creíbles y que se hayan ido incorporando a las expectativas de los españoles, lo que facilita la generación de confianza. -Una de las principales críticas que se hace desde la oposición es que el crecimiento español se está basando en el endeudamiento de las familias y en la construcción, con lo que se está comprometiendo el posible gasto futuro. -Nuestro endeudamiento continúa por debajo de la media europea y hay que tener en cuenta que las familias se endeudan para adquirir vivienda, no para comprar bienes de consumo perecederos. Sí es cierto que las familias están más endeudadas, pero está aumentando su riqueza patrimonial y financiera y hay unos activos que se transmitirán a las generaciones futuras. ¿Está de acuerdo con las tesis de José Luis Rodríguez Zapatero, que ha convertido la productividad en el objetivo de sus propuestas económicas? -La productividad, si me permite el símil, es como el colesterol. Hay una productividad buena y una productividad mala. La mala es la que se genera con destrucción de empleo. Un año de mucho aumento de productividad fue 1993, porque se destruyó mucho empleo. Pero también hay una productividad buena, que es la ligada a la creación de empleo, y depende de cuestiones como tener un contexto macroeconómico estable y un funcionamiento de los mercados de bienes y servicios adecuado. Pero el trabajador menos productivo es el que está fuera del sistema. El capital humano es fundamental. Si se crea empleo, a largo plazo aumentará la productividad. Por tanto, es importante incorporar muchas personas al mercado de trabajo y que es-