Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 2 11 2003 99 El polo químico de Huelva, a debate entre la población onubense tras la polémica con la central de Endesa La liberalización del mercado eléctrico lleva a las compañías a hacer ofertas conjuntas de luz y gas El Servicio de Defensa de la Competencia presentará antes de fin de año su informe sobre los alimentos La deuda de las familias ha aumentado pero todavía está por debajo de la media europea mentos más acordes con una sociedad más desarrollada. Hay otra cuestión estructural y es si las normativas autonómicas, desde el punto de vista de la segunda licencia, de autorizaciones administrativas, han limitado de alguna forma la oferta de segmentos comerciales que cada vez están teniendo más demanda. Estas dos fuerzas pueden determinar una parte importante del precio de los alimentos. Además hay una parte coyuntural. El precio de los alimentos está afectado desde hace unos años por crisis: las vacas locas, la fiebre actosa o la ola de calor. ¿En cuál de estos aspectos incidirá el informe encargado al Servicio de Defensa de la Competencia? -El Servicio de Defensa de la Competencia lo que está viendo es para seis o siete productos muy específicos, como son frutas y verduras, si existen causas que justifican el repunte de precios que se ha visto desde el mes de mayo hasta ahora. El Servicio está analizando las situaciones de precios en cada uno de los eslabones de la cadena y verá, efectivamente, más allá de las causas objetivas, si ha habido comportamientos contrarios a la competencia. Espero que antes de fin de año tengamos los resultados del informe. No habrá problemas para que España cierre 2003 con un crecimiento del 2,3 tos trabajadores tengan cada vez una mayor aportación. Después, por supuesto, está la incorporación de toda la tecnología de la información, que ha cumplido un papel muy relevante en Estados Unidos. ¿Y en España qué ha ocurrido? -Con la generación de empleo que ha habido en España, más la evolución de las reformas, más una formación cada vez más importante y los avances en educación, se irá produciendo un aumento de la productividad buena. En 1996 la tasa de paro estaba por encima del 20 y el objetivo fundamental era crear empleo lo más rápidamente posible. Ahora, tras un cierto decalaje, las personas que se van incorporando al mercado laboral son cada vez más productivas. ¿Cómo queda Luis de Guindos, un hombre de Rato, en un Gobierno de Mariano Rajoy, si el PP gana las elecciones? -Yo he trabajado en un equipo económico bajo la responsabilidad del vicepresidente Rato. Mi principal contribución hasta marzo es seguir colaborando para consolidar la recuperación de la economía española. -En cuanto a los precios de los alimentos, éstos han sido objeto de debate en los últimos meses. A pesar de ser un un país productor, los consumidores estamos pagando las judías verdes a seis euros o los tomates a cinco. ¿Cómo puede estar ocurriendo esto? -En este asunto, creo que hay elementos estructurales y coyunturales. Desde el punto de vista estructural, sin duda se ha producido un cambio en las preferencias de los consumidores. Los españoles hoy demandan un tipo de ali- Bondades del Pacto de Estabilidad -El Pacto de Estabilidad se continúa cuestionando en toda Europa ¿Cuál es la postura del Gobierno español? -El Pacto de Etabilidad es básico para el buen funcionamiento de nuestra política monetaria. Es importante que haya reglas comunes desde el punto de vista del comportamiento fiscal de los países. Nuestro planteamiento es que el Pacto se debe aplicar porque es bueno desde el punto de vista de la credibilidad de Europa. -Las iniciativas planteadas por Francia, Alemania e Italia para incrementar el crecimiento ¿no son una excusa para evadir las exigencias de estabilidad? -No. Ha quedado claro en el Consejo Europeo que las iniciativas de crecimiento se llevarán a cabo con absoluto respeto al Pacto de Estabilidad y al presupuesto comunitario. -Usted se ha referido esta semana a la necesidad de referenciar salarios a productividad y no al IPC. ¿Hay detrás de estas palabras una intención del Gobierno de abordar una reforma de la negociación colectiva? -La negociación colectiva es un ámbito absolutamente propio de los interlocutores sociales. Mi razonamiento es que teniendo en cuenta que estamos en el contexto del euro, la competitividad es un elemento absolutamente fundamental para la economía española. Yo diría que en España, la convergencia de renta y de riqueza implica necesariamente, con una moneda única, la convergencia de salarios, pero en función de una variable, que es la productividad. Y la productividad varía mucho dependiendo de los sectores, las empresas, etc. Lo que yo digo es que es muy importante que la evolución salarial se ajuste a la productividad. De esta forma se conseguirá que mejorando las condiciones de vida de los trabajadores españoles, no haya pérdida de competitividad para las empresas. Mucho más importante que cláusulas de salvaguarda ligadas a la inflación, que no tienen sentido porque no existen en ningún país en Europa, las cláusulas de salvaguarda se deben ligar a la evolución de la productividad. ¿Qué reformas económicas cree que debería continuar haciendo el próximo Gobierno? -Creo que habría que continuar con la reducción de la presión fiscal individual; con el fomento del ahorro; con las reforma de los mercados de bienes y servicios, además de garantizar la prestación de los servicios públicos. Hay que garantizar un sistema de pensiones lo más sólido posible, que permita hacer frente a los compromisos asumidos, para lo que habrá seguir dotando el Fondo de Reserva.
 // Cambio Nodo4-Sevilla