Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Sevilla CORONACIÓN CANÓNICA DE LA VIRGEN DEL ROSARIO LUNES 1 11 2004 ABC De izquierda a derecha, un momento del Pontifical; la junta de gobierno de Montesión con las madrinas, y el abrazo del cardenal a José Luis del Estad REPORTAJE GRÁFICO: NIEVES SANZ Una coronación para la unidad de Montesión El cardenal arzobispo, monseñor Carlos Amigo Vallejo, impuso la presea a la Virgen del Rosario destacando que el Rosario ha de ser la oración de la paz y la oración de la familia b El nuncio de Su Santidad en Es- paña, monseñor Monteiro de Castro, leyó un mensaje de felicitación de Juan Pablo II a la Hermandad de Montesión FERNANDO CARRASCO SEVILLA. A la una menos diez de la tarde, el cardenal arzobispo de Sevilla, monseñor Carlos Amigo Vallejo, imponía la corona de oro sobre las sienes de la imagen de Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos, titular de la Hermandad de Montesión. Y comenzaba el futuro de una corporación que ha tenido en su Dolorosa y en este Pontifical, la unidad necesaria entre todos sus hermanos para, borrón y cuenta nueva, iniciar una andadura que servirá para hacer precisamente lo que estipulan sus reglas: hermandad. Pontifical más sencillo que en otras coronaciones- -y de menor duración que las últimas- -pero rodeado de la solemnidad propia de un acto litúrgico de esta importancia. Las zonas habilitadas para los invitados, así como para el público en general- -tanto sentados como de pie- -se cubrieron en su totalidad. cortejo cuatro hermanos de Montesión- -dos hermanos y dos hermanas- -portaron sobre unas pequeñas andas la presea, que quedó depositada a la derecha del altar mayor. Precediendo al cardenal arzobispo, monseñor Amigo Vallejo, fue el Nuncio de Su Santidad en España, monseñor Monteiro de Castro. Justo delante del altar de coronación se situó, a la derecha, la junta de gobierno de Montesión, acompañada del presidente del Consejo de Cofradías, Manuel Román. A la izquierdas, las madrinas de la coronación: la duquesa de Alba en representación de la calle Feria, y María José Ramírez en representación de las Hermanas Comendadoras del Espíritu Santo. Rosario para la paz y la familia Tras la lectura del decreto de coronación, por parte del vicario general de la Archidiócesis, Francisco Ortiz, se fue desarrollando el Pontifical, en el que intervino la coral polifónica de la Catedral de Sevilla. Una vez concluyó la lectura del Evangelio, el cardenal arzobispo se dirigió a todos los presentes en una homilía en la que hizo especial hincapié en la necesidad de rezar el Rosario, advocación de la Virgen de Montesión. Para el prelado hispalense, que precisó que en la mañana de ayer María Santísima nos ha llevado de la mano a Getsemaní, al huerto de los olivos donde Ella ha querido que viéramos la carne de su carne, la humanidad de Nuestro Señor Jesucristo para que comprendiéramos la verdad de nuestra propia vida el dolor, la luz y la gloria del misterio de Cristo, se canaliza a Altar reformado Como novedad con respecto a los días precedentes, el equipo de priostía había reformado el altar de coronación, quitando velas, quedando un total de 48, a la par que dos cuerpos de gradas y los candelabros del paso del Señor de la Oración en el Huerto. El motivo, posibilitar una visión mucho más diáfana a la hora de la coronación. El exorno floral, realizado por los hijos de Ramito, estuvo conformado por alelíes, claveles y gladiolos blancos. A las doce menos cinco comenzó la procesión hasta el altar mayor de los concelebrantes. Igualmente, en dicho Momento en el que el cardenal corona a la Virgen del Rosario de Montesión El prelado impuso la corona a la una menos diez de la tarde, seguido de una gran ovación
 // Cambio Nodo4-Sevilla