Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 16 11 2004 57 Cultura El director teatral Albert Boadella rechaza la Cruz de Sant Jordi, de la Generalitat Los profesores Jacobo Cortines y Juan Lamillar compilan en dos tomos la obra de Romero Murube Obra selecta está publicada por la Fundación Lara, al igual que la primera biografía del autor trimestre del próximo año podría ver la luz un álbum fotográfico de Joaquín Romero, que complementará a los dos volúmenes sobre su obra PILAR GARCÍA SEVILLA. Con motivo del centenario del nacimiento de Joaquín Romero Murube (Los Palacios 1904- Sevilla 1969) la Fundación José Manuel Lara ha editado la primera biografía del autor La luz y el horizonte que rubrica el profesor y poeta Juan Lamillar, al tiempo que ha realizado una recopilación de su obra- -que ha coeditado junto a la Diputación Provincial, el Ayuntamiento sevillano y la Fundación El Monte- de cuya selección y estudio son artífices el profesor Jacobo Cortines y el propio Lamillar. Los dos volúmenes de Obra selecta que así se titula esta compilación, se completarán, con toda probabilidad, durante el primer trimestre del próximo año con la aparición de un álbum fotográfico con casi doscientas imágenes, muchas de ellas inéditas, relacionadas con la trayectoria vital del escritor sevillano. b Para el primer Juan Lamillar, autor junto a Jacobo Cortines, de Obra selecta ayer durante su presentación en la Fundación Lara nada justificada la fama de escritor maldito que se le atribuye a Joaquín Romero Murube y que, en cierta medida, le viene dada por las connotaciones políticas de los cargos que ocupó así como por la injusta etiqueta de escritor local que pesa sobre su figura. Esperemos que Obra selecta y la biografía sirvan para que se lea a Romero Murube como un autor que habla sobre Sevilla con una visión muy amplia En este sentido, destacó el carácter cosmopolita del autor de Los cielos que perdimos que siempre protestó- -dijo- -contra el sevillanismo sevillanista, apostando por una ciudad, por un lado, tradicional pero universal, abierta a las distintas corrientes Juan Lamillar argumentó su afirmación trayendo a colación cómo Joaquín Romero- -miembro destacado del grupo Mediodía -criticó la Exposición de 1929, por la oportunidad que se perdía de hacer una arquitectura más moderna al tiempo que mantuvo una postura de denuncia continua J. M. SERRANO Un 80 de lo publicado El profesor Lamillar explicó ayer que en un principio su trabajo y el de Jacobo Cortines- -que ayer no pudo asistir a la presentación del libro a los medios de comunicación a causa del fallecimiento de su padre- -se orientó a la recuperación de la obra completa pero la dispersión del material publicado por Joaquín Romero Murube- -que escribió en los periódicos desde los 19 años hasta su muerte y sólo en ABC publicó más de doscientos artículos- -les llevó a efectuar esta selección dividida en dos tomos: el primero, Silencios de Andalucía más centrado en la obra creativa con una amplia muestra de su narrativa y poesía, donde se rescatan sus Siete romances dos de las tres narraciones que el autor publicó en 1948 en Ya es tarde y Pueblo lejano que se ofrece íntegro. El segundo volumen, Los cielos perdidos muestra lo más significativo de su producción ensayística tomando como eje la serie que forman Sevilla en los labios Discurso de la mentira Memoriales y divagaciones Lejos y en la mano y Los cielos que perdimos En suma, un ochenta por ciento de lo publicado en libros por Romero Murube está presente en estos dos tomos, de los que han quedado fuera numerosos artículos y el epistolario, sobre el que el investigador Julio Mayo está llevando a cabo un arduo trabajo de recuperación y análisis. En opinión de Lamillar, no está para Dar una dimensión nacional a su figura y situarla en su generación P. G. SEVILLA. Lamillar considera que por el cargo que Romero Murube ocupó como conservador del Alcázar durante 35 años conoció y hubo de tratar a múltiples personalidades del momento, por lo que, creo, que en el fondo era un liberal que ayudó a mucha gente desde sus distintos cargos oficiales Figura de grandes contrastes, tuvo gran amistad con Fernando Fuertes, de la casa civil de Franco, al tiempo que protegió a Miguel Hernández y publicó en 1937 el único homenaje en zona nacional a Federico García Lorca, con el que mantuvo una estrecha relación Al igual que con tantos otros co- contra los derribos y las barbaridades urbanísticas que tenían lugar en una Sevilla que, a sus ojos, cada vez era menos Sevilla El profesor Lamillar reconoce la personalidad polifacética y contradictoria del protagonista de la biografía que ayer se presentaba y en la que, teniendo como eje su labor literaria, traza un recorrido por las distintas facetas que cultivó Romero Murube: escritor enmarcado en la Generación del 27 aunque no ha entrado en sus antologías; conservador del Alcázar; comisario de defensa del patrimonio, concejal y, entre otras cosas, quien oficializó el pregón de Semana Santa y propuso el traslado de la Feria a Los Remedios, treinta años antes de que se llevara a cabo. mo Paul Morand o el mismo Cernuda, con quien llegó a romper su amistad, mas sin dejar de reconocer tras su muerte que Ocnos era el mejor libro sobre Sevilla. Estas y otras curiosidades nutren la biografía de un Romero Murube que mantuvo importantes vínculos con los miembros de la Generación del 27 que fue para él- -apunta Juan Lamillar- -una generación de la amistad Es por eso por lo que este profesor afirma que lo que persigue con su trabajo es darle a este autor una dimensión nacional y situarlo dentro de su generación, en el lugar que le corresponde que no es, precisamente, menor Nada indolente Para sacar adelante esta biografía, el autor ha recurrido, sobre todo, a semblanzas de amigos del poeta, al archivo de Rafael Porlán y al Archivo Municipal, que es muy rico- -dice- -hasta los años 50 El resultado ha sido una labor de síntesis que pone de manifiesto algunas cartas inéditas y el talante de Joaquín Romero como persona poliédrica y muy activa, pese a que a él le gustaba pasear en solitario por los jardines del Alcázar y cultivar una pose de indolente que no le correspondía si tenemos en cuenta su dilatada producción, donde tuvo siempre la medida de la fuerza literaria
 // Cambio Nodo4-Sevilla