Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 Los Domingos DOMINGO 19 6 2005 ABC HISTORIA DE SEVILLA Naviera Ybarra Surcando desde Sevilla tres siglos de historia Casi un centenar de barcos han lucido la enseña de Ybarra durante más de 150 años. Seis generaciones de esta familia han capitaneado una empresa que desde Sevilla, donde mantiene su sede, es parte de la historia de nuestro país y se apresta a seguir surcando por su futuro TEXTO: A. ESTRELLA YÁÑEZ FOTOS: ABC SEVILLA. La naviera Ybarra nace como una actividad complementaria en los complejos negocios de minería del I conde de Ybarra, José María Ybarra Gutiérrez de Cabiedes, fundador de la rama Ybara de Sevilla, donde también se dedicó al campo, tanto a la explotación como a la transformación agroalimentaria. Entre los comienzos en 1843 con los fletes para cabotaje del velero Dolores y la actual sociedad Ybarra CGM Sud AEIE integrada en la moderna corporación New Sirius, hay más de 150 años que han transcurrido a lo largo de tres siglos. Casi un centenar de barcos y seis generaciones de la familia Ybarra han escrito la historia de una empresa que amarraba a los pies de la Torre del Oro y formará para siempre parte de la historia de Sevilla, donde sigue teniendo su sede. Así se recoge en el libro que sobre la empresa han escrito Adolfo Castillo Dueñas e Íñigo Ybarra Mencos, a partir del trabajo de investigación realizado por su padre, Eduardo Ybarra Hidalgo. En él se detalla de forma exhaustiva la historia de una empresa y de una familia que siempre ha llevado a gala los consejos del I Conde de Ybarra: Les recomiendo que huyan de la ociosidad, que nunca por muchos bienes que tengan dejen de trabajar pero sin codicia y que sean buenos cristianos... Una familia bien unida y viviendo en el santo temor de Dios, sin faltar a los deberes que de consumo impone la sociedad y la religión, es la envidia de todos El desarrollo de la naviera se debió al buen olfato de José M Ybarra para los negocios y en poco tiempo empezó a predominar sobre el resto de sus actividades. En 1841 se suprimieron las aduanas La I Guerra Mundial marcó un hito en la trayectoria de la empresa, que hizo grandes negocios entre las provincias españolas, lo que propició un aumento del tráfico entre ellas y el joven bilbaino aprovechó para realizar el cabotaje Sevilla- Bilbao con el velero Dolores bautizado así en honor a la mujer que lo atrajo a Sevilla y con la que contrajo matrimonio en la parroquia de San Nicolás. Al Dolores un brick- barca de 450 toneladas, se unieron enseguida el Ceres y el Basilia dos bergantines- goletas. Tras estos inicios, la naviera dió un paso de gigante al pasar de la vela al vapor. Itálica es el nombre del primer vapor de la compañía, que fue encargado a los astilleros de Glasgow. Era un modelo de propulsión mixta- -vela y vapor- -con un peso muerto de 382 toneladas. La entrada del buque en el Muelle de la Sal fue un aconteciminto que el texto de Castillo Dueñas e Ybarra Mencos recoge así: Vino por fin el vapor de Bilbao... Para poner la bandera se dio un cañonazo que atrajo a mucha gente y yendo ya frente a San Telmo unas salvas... Fuimos en el barco hasta San Juan de Aznalfarache y a la venida en un bote Los vapores permitieron a la naviera ampliar sus rutas a otros puertos españoles y consolidarse empresarialmente, aunque en 1983 estuvo a punto de irse a pique a causa de la catástrofe que supu- so el incendio del Cabo Machichaco en Santander. Sobrevivió al ser eximida de toda responsabilidad. La naviera estaba ya tocando puertos del Mediterráneo cuando estalló la I Guerra Mundial, que marcó otro hito en la trayectoria de la empresa porque las marinas mercantes de toda Europa se encontraban paralizadas y los viajes al continente americano tenían que hacerse a través de Espa- José M Ybarra Gutiérrez, el fundador de una saga que dio a Sevilla su feria De todos los sevillanos es conocido que nuestra Feria de Abril fue fundada por un vasco y un catalán. El catalán fue Narciso Bonaplata y el vasco no es otro que el fundador de la naviera Ybarra, José María Ybarra Gutiérrez de Cabiedes, I Conde de Ybarra y cabeza de una extensa familia que, a lo largo de 150 años, ha timoneado esta empresa por los avatares de historia, como se recoge en el volumen sobre la Naviera Ybarra. Aunque quizás sea la que más ha perdurado con el paso del tiempo, la instauración de la Feria de abril no fue la iniciativa más importante de cuantas José M Ybarra puso en marcha en la capital hispalense. Aunque nació en Bilbáo en 1816, vivió y trabajó toda su vida por Sevilla, donde se instaló atraído por Dolores González. Con ella se casó en la parroquia de San Nicolás y se estableció en la casa que su suegro tenía alquilada al marqués de Castilleja del Campo en la calle San José. A su llegada a nuestra ciudad, Ybarra, licenciado en Leyes mientras coqueteaba con la política de la mano de Bravo Murillo, percibió las necesidades de una urbe hermosa y atrayente, una ciudad singular que iría calando en su alma hasta convertirle en uno de sus más fervientes servidores recoge el libro. Desde Sevilla el I Conde de Ybarra supo compaginar la creación de un importante grupo empresarial con una incesante tarea de modernización de la ciudad, a la que dotó de la primera escuela de párvulos y de un nuevo asilo, entre otras obras. Ocupó la Alcaldía en dos ocasiones y dirigió el Hospital de las Cinco Llagas, donde fue enterrado. José María Ybarra Gutiérrez de Cabiedes fue el I Conde de Ybarra
 // Cambio Nodo4-Sevilla