Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión JUEVES 11 5 2006 ABC AD LIBITUM PÁSALO OPERACIÓN DESPISTE L western, el más cinematográfico de todos los géneros, nos enseñó que el Séptimo de Caballería siempre llega a tiempo y, además, tocando la trompeta. Los diseñadores de la propaganda que cuidan la púrpura de José Luis RodríguezZapatero parecen, todos, procedentes de aquellos escuadrones y, siempre a caballo de la actualidad, manejan el sable de las noticias con la precisión propia de un escalpelo. Ahí tenemos el lamentable caso de Afinsa y Fórum Filatélico, dos sociedades de inversión colectiva en las que se han descubierto irregularidades en el momento más oportuno para desviar la atención de otros asuntos menos benéficos para el Gobierno. Algo lamentaM. MARTÍN ble por sus muchos afectaFERRAND dos y notable por la falta de vigilancia que, según costumbre, cabe atribuirle a los pomposos mecanismos públicos. Asegura Baura que la esencia del poder político reside en la capacidad para modificar los tiempos propios y la agenda del adversario. En tan sabio entendimiento, de lanoche a la mañana, cuandoentra en efervescencia el problema del referéndum del Estatut y la opinión pública se escalofría con la sentencia que acredita la detención ilegal de dos militantes del PP- -dos malos tragos para Zapatero y su equipo- 400.000 ahorradores, mucha y respetable gente, pasan al primer plano de la información y nos impiden el uso de la lupa en los irritantes detalles del caso Bono y en los inquietantes del zigzagueo de Pasqual Maragall. Aunque la desconfianza suele ser más certera que la credibilidad, hay que admitir la posibilidad de que la suerte, precisamente porque es caprichosa, favorece al Gobierno y así, en una brillante operación de despiste, aparece la directora general de Consumo, y nos dice que ya se está trabajando en la modificación de la Ley de Inversiones Colectivas de 2003, que regula las empresas inversoras en bienes tangibles que están en apuros y tienen con el alma en vilo a tantos ahorradores. El énfasis en la data de la Ley no deja de ser una astucia para derivar responsabilidades hacia el PP, que gobernaba cuando su elaboración y promulgación. Otros, entre los muchos voceros voluntarios de que dispone el PSOE, no han dejado de señalar en los foros de urgencia, los de la radio, que no existe un fondo de garantía, equivalente al de depósitos bancarios, en este tipo de inversiones. Menos mal. Sólo faltaba que el Estado, con el dinero de todos, garantizara las aventuras especulativas de unos cuantos miles de ciudadanos. Quienes ahora lamentan sus presumibles pérdidas no valoraron a la hora de invertir que unos réditos por encima de los que son frecuentes en el mercado sólo se alcanzan elevando los niveles de riesgo. Venimos de tantos años de carestía, en los que una forma de ahorro era dejar de tomar postre, que nos faltan cultura y entendimiento a la hora de administrar las cuatro perras que no se nos van ni en gastos ni en impuestos. ¿QUIÉN DEFIENDE A LA GUARDIA CIVIL? E U vando unas vidas que a muy poca gente les importa; en N ciudadano sevillano ha denunciado a dos la carretera hacen más de lo que pueden para que no agentes de la Policía Local por exceso de vista. los veamos siempre levantando acta de un brutal siAl parecer, según el demandante, ambos muniniestro; son los encargados de escoltar a los presos, ya cipales se demoraron, con indeterminado placer, admisean delincuentes pijas como las chicas del Ayuntarando el trasero de su esposa. La familiaridad y conmiento de Marbella o amigos de narcotraficantes tan fianza de la observación pudo llegar al grado de penevolátiles y escurridizos como el Negro; son los custotrante, tanto que, acharado nuestro demandante, no dios del palacio de la Moncloa, si bien no sé si pudo reprimir el siguiente comentario: menos para que los españoles no entremos en tropel mirar y más trabajar. Al día de hoy no parece dando palpis en tan exclusiva vivienda o para quedar muy claro, al menos para la juez que ha que salgan poco a la calle sus inquilinos más visto el caso, que los agentes abusaran de sus contestados. No es para tomarse a broma recorojos o que el marido lo hiciera de su lengua, dar los masacrados impunemente por los comal aconsejada por los celos. En cualquier camandos del Norte y por los amigos de Otegi, ese so, este episodio, uno más que conforma la fatipo que acaba de descubrir que llevan cuarenta ma de un cuerpo escasamente popular, apoya J. FÉLIX años despreocupados por el dolor de sus víctiuna opinión generalizada que duda sobre la efiMACHUCA mas. cacia de unos funcionarios tan bien pagados coA grandes rasgos, y me olvido de otros mumo escasamente efectivos. Apatrullando la ciuchos e importantes, estos son los tipos de servicios que dad, como Torrente en Marbella, ni son prácticos a la nos brinda un cuerpo tan útil como olvidado. Ya dije hora de ordenarnos el caótico tráfico que nos abruma antes que sólo cuando están en la oposición nuestros ni tampoco son mucho más capaces de defendernos de muchachos se acuerdan de los civiles. Desde la oposilos efectos directos de la botellona. Eso sí, en Feria, por ción, ese puesto de caza donde se dispara al voto, los ejemplo, hicieron un bonito trabajo para las arcas muchicos hablan y hablan, prometen y prometen y entre nicipales que pagarán las facturas de la Macarena, tratanta habladuría y promesas, se acuerdan de la Guarbajando a destajo con una grúa que recaudó sus buedia Civil. Y aseguran que cuando sienten los traseros nos dividendos llevándose los coches que pudo. en los mullidos y confortables cojines, cajones y canonContrasta esa utilidad pública y ese reconocimiento jías del poder, la suerte de la Guardia Civil cambiará. laboral con el seudo esclavismo al que está sometida la Cambiará su semiesclavitud laboral; su imagen de preGuardia Civil. Frente a los municipales que sostenecaria dependencia; su dolosa remuneración; sus acuarmos con nuestros impuestos destacan, agrandando su teladas viviendas; sus obsoletas dependencias rurales; imagen y la biografía del Cuerpo, los servicios públila endogamia social a la que los condena la movilidad cos que nos brinda una Guardia Civil de la que solo se geográfica y, en fin, tantas y tantas promesas que se le acuerda la política en la oposición. Si su memoria es hace al cuerpo que trincó a Henry Parot, por ejemplo. blandita y dada a los olvidos, permítame que le recuerSi Rubalcaba se acordara de los civiles la décima parte de cuáles son esos servicios diarios que la Guardia Cide lo que se ha acordado en darle al Estatuto catalán, vil nos procura. Empecemos: si un montañero se nos este artículo sería tan innecesario como a muchos se pierde en Sierra Nevada en mitad de una tormenta de les antoja la utilidad de la Policía Municipal, cuyo lenieve, la Guardia Civil va en su rescate; si la suerte de ma debería ser menos mirar y más trabajar. una patera subsahariana se esquina, allí estarán sal- -Cada vez está más claro, señor ministro; Hacienda somos todos los estafados, los estafadores y el Ministerio que no impide tantas estafas.