Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 11 5 2006 Opinión 7 TRIBUNA ABIERTA POR TERESA D. BADA, MARIMAR NEGRO, MAITE MOLLINEDO, ANA URIARTE Y Y LOLA D. BADA VÍCTIMAS DEL TERRORISMO CONTRA LA IMPUNIDAD La paz merece la pena, y nadie lo sabe mejor que nosotras. Pero no la paz a cualquier precio NTE la situación que se presenta desde que la banda terrorista ETA anunciara su alto el fuego permanente y lo que ello ha supuesto de declaraciones y opiniones diversas en los medios de comunicación, sentimos la necesidad de aclarar, como víctimas del terrorismo, nuestro punto de vista sobre un proceso que nos afecta muy directamente. En primer lugar, nos parecen inaceptables los llamamientos que desde diversos ámbitos se realizan en demanda de perdón para los terroristas y de reconciliación entre las diversas partes enfrentadas Estas peticiones resultan inadmisibles porque nos exigen a las víctimas tener un comportamiento indulgente que nadie tiene el derecho a demandarnos (ni nosotros tenemos ninguna obligación de concederlo) y porque nos sitúan ante una situación en la que, si no concedemos nuestra clemencia a los asesinos, pasamos inmediatamente a ser consideradas como personas vengativas, rencorosas y resentidas. Es insostenible que se pretendacentrar el proceso de paz enel perdón y en la reconciliación, cuando, bajo nuestro punto de vista, el fin del terrorismo pasa indefectiblemente por la necesidad innegociable de que todos los criminales sean perseguidos, juzgados y, en su caso, condenados; por la obligación de que no haya amnistías y, por supuesto, por que no se siga el modelo irlandés de excarcelación de presos, que tan dudosos resultados ha dado y está proporcionando a las víctimas del terrorismo de ese país. Por otro lado, nos resulta muy preocupante la frivolidad con la que desde múltiples ámbitos sociales se contempla ya un posible escenario de paz. En la Arcadia feliz en la que se convertirá Euskadi en cuanto desaparezca la banda terrorista ETA, todos estaremos unidos, y el diálogo, la tolerancia, el respeto al otro y la pluralidad enriquecedora se expandirán sin cortapisas. Pero algunas dudas nos asaltan: ¿qué van a hacer las instituciones para conseguir que miles de vascos que durante décadas han estado impulsando, comprendiendo, apoyando, jaleando y justificando a los criminales se conviertan, de la noche a la mañana, en modélicos ciudadanos demócratas? ¿qué mecanismos se van a poner en marcha desde el Gobierno vasco o desde el Ejecutivo central para corregir las múltiples carencias democráticas, los comportamientos fascistas, las actitudes xenófobas y las conductas proetarras que diariamente se producen en nuestra tierra? En otro orden de cosas, nos parece éticamente indecente que constantemente, y desde la mayor parte de los medios de comunicación, se venda machaconamente la idea simple, populista y efectista de que con tal de que no haya más asesinatos merece la pena realizar cualquier esfuerzo por la paz. La paz merece la pena, y nadie lo sabe mejor que nosotras. Pero no la paz a cualquier precio, no la paz a costa de convertir a la ilegalizada Batasuna en el futuro de este pueblo (según nos ha explicado José Luis Rodríguez Zapatero) y, desde luego, no la paz que lo prepara todo para convertir a los verdugos de hoy en los políticos referenciales del mañana. Por todo esto, lo más importante para nosotras, nuestra primera urgencia y nuestra máxima preocupación, es que el Gobierno nos garantice que no va a impulsar ninguna medida que puede significar la apa- A rición de espacios de impunidad para los terroristas. Los criminales responsables del horror padecido por todos los ciudadanos demócratas han de ser juzgados y, en su caso, condenados. En nuestra opinión, también es importante que el Gobierno se asegure de que cuando la pesadilla termine, y cuando el terror fascis- ta de ETA y sus secuaces pase a la historia universal de la infamia, el Estado de Derecho garantice que no va a consentir medias tintas, comportamientos amenazantes o actuaciones mafiosas como las que recientemente se han producido en las localidades de Barañáin o Guecho. Para nosotras, una idea es clara: los únicos que tienen que ser vencidos en esta historia de consternación son los terroristas, sus cómplices y todos esos ciudadanos que durante tantos años han actuado como si los asesinatos, los secuestros y las extorsiones de nuestros familiares no fueran con ellos. Como colofón final, queremos manifestar que nos parece sumamente preocupante que habiendo una Fundación, bien financiada por el Gobierno, que se autodenominarepresentante de todas las víctimas, ésta no haya hecho una declaración clara y concisa en el momento del anuncio por parte de los terroristas de su alto el fuego permanente Algunas asociaciones de víctimas del terrorismo, embrolladas como están en atender a las directrices que diferentes grupos políticos se encargan de dirigir, se olvidan de lo que siempre ha sido y es más importante para las víctimas en general, y para las víctimas del terrorismo en particular: la necesidad de alcanzar una justicia reparadora que, además, ha de garantizar la fortaleza y la superioridad del sistema democrático contra el totalitarismo fascista. Para nosotras, como víctimas, ése es el comienzo de la paz. Tener la certeza de que el Estado al que pertenecemos como ciudadanas no va a poner en venta la justicia. Se trata de la misma justicia que otras víctimas también imploran, salvando las distancias, en Chile o Argentina, en Guatemala o en Kosovo. Solamente esa justicia traerá la paz que hará que nuestras vidas puedan continuar sin duelo. Si no es así, la banda terrorista ETA podrá terminar, pero ni la paz ni la reconciliación serán nunca posibles. Teresa y Lola Díaz Bada son hijas de Carlos Díaz Arcocha, asesinado por la banda terrorista ETA el 7 de marzo de 1985. Marimar Negro es hija de Alberto Negro, asesinado por la banda terrorista ETA el día 17 de marzo de 1978. Maite Negro es esposa de Txema Aguirre, asesinado por la banda terrorista ETA el 14 de octubre de 1997. Ana Uriarte Garay es hija de Luis María Uriarte, asesinado por la banda terrorista ETA el 29 de septiembre de 1979 DE IDA Y VUELTA LA GOTA L a queja es unánime y parte de todos los estamentos, docentes y no docentes. Cada vez escribimos peor, en especial la gente más joven. Y no sólo eso, nuestro vocabulario es cada vez más reducido y por tanto, más pobre De lo que se deriva, que nos expresamos también peor y se hace cada vez más difícil encontrar gente que use con soltura y de manera adecuada el lenguaje. El asunto llega a adquirir tintes realmente dramáticos cuando miramos el uso del idioma en los medios de comunicación, especialmente en televisión. De un tiempo a esta parte los errores y gazapos van en aumento y LOLA de manera especial en los rótulos que ÁLVAREZ aparecen en la pequeña pantalla (por no hablarles de las barbaridades ortográficas de los mensajes de móvil con el que se quiere animar a la participación de la audiencia en determinados programas, ni del florido vocabulario utilizado en determinados programas de entretenimiento, léase en especial los del cotilleo rosa) El otro día me tiraba de los pelos al comprobar (y van... cómo una cadena nacional mantenía un buen rato en la pantalla y sin que nadie se inmutara, un rótulo en el que aparecía la palabra revocar con una B de burro impresionante. O, cómo en un reportaje de otra cadena se mantuvo, inmisericorde, cada vez que aparecía un sujeto que era científico y hablaba de algo relacionado con los simios, un rótulo con su nombre y una línea debajo en la que se podía leer: Biólogo del CESID Obviamente estaban confundiendo a la central de inteligencia española con el CSIC, el Centro Superior de Investigaciones Científicas. Estoy segura que el ínclito científico se llevaría un buen susto- -y sus colegas, ni les cuento- -al verse de pronto convertido nada menos que en ¡espía ¡No cabía el lapsus, la repetición era abusiva. Son tan solo un par de ejemplos recientes, pero podría añadirles muchos más. Una cosa es una errata entendible, y otra este sistemático analfabetismo que parece circular alegremente por los medios audiovisuales y contra el que han clamado innumerables voces con los resultados más descorazonadores que puedan imaginar. ¿Qué más da? parecen decir en ese extraño reino catódico del todo vale ¿No quedamos en que unos de los principales objetivos de los medios era el de formar a la ciudadanía? Pues vaya alforja para semejante viaje. Me uno a quienes se quedan roncos clamando contra tanto dislate y agradezco la labor de quienes se afanan en hacerles frente. La Fundación del Español Urgente (Fundeu) sin ir más lejos. Una institución sin ánimo de lucro- -nacida bajo el auspicio de la Agencia Efe y con el patrocinio del BBVA- -que trata de meter en cintura los errores en los que incurrimos, especialmente los periodistas, en lo que al uso del español se refiere. Una gota de agua en este proceso de desertización (que no desertificación) lingüística al que parecemos estar abocados. Pero una gota (www. fundeu. es) que se agradece.
 // Cambio Nodo4-Sevilla