Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 Cultura JUEVES 11 5 2006 ABC Cultura publica una guía oficial y anuncia que ampliará Itálica ABC SEVILLA. La consejera de Cultura, Rosa Torres, anunció ayer que la sede administrativa de Itálica se ampliará para dotarla de usos culturales dirigidos a los visitantes y, además, presentó la guía oficial del conjunto arqueológico situado en Santiponce, que está ya a disposición del público en todos los museos gestionados por la Junta asícomo en la librería institucional. En declaraciones a Ep, Torres explicó que en el plan director del conjunto, que se está iniciando, se planteará la citada ampliación para que además de recibir a los visitantes, en el inmueble se realicen proyecciones audiovisuales y edifiquen nuevas dependencias, que puedan albergar exposiciones, actividades culturales y lúdicas. Respecto a la Guía Oficial del Conjunto Arqueológico de Itálica, precisó que persigue mostrar una imagen actualizada de la ciudad romana, que acerque a la mentalidad y modos de vida de los italicenses. El precio de la guía es de nueve euros. Torres, que apuntó que el documento no se ha editado antes por su complejidad, indicó que ofrece una síntesis histórica del monumento y explica cómo actualmente se trabaja en la conservación del yacimiento y a la vez se transmuta en un excelente cicerone para afrontar la visita pública. Prolija en comentarios, fotografías, mapas e ilustraciones, esta guía presenta de forma didáctica el pasado y la realidad de la ciudad romana de Itálica. Javier Conde aborda en una novela la navegación mercante en el siglo XVI Hoy que viajamos más que nunca no viajamos en realidad b Hacia la Antilla (Belacqua) relata la travesía de una nao en 1530 y las aventuras internas de los 46 personajes a lo largo de casi dos meses de viaje MARÍA JOSÉ CORDERO RAFFO SEVILLA. Esta tarde se presentará en La Casa del Libro de la novela de época Hacia las Antillas con la que el biólogo e ingeniero Jaime Conde (Sevilla, 1941) debuta en el ámbito literario. Ambientada en el siglo XVI, narra el viaje de una nao mercante española, La Catalana en el año 1530 que zarpa de Sevilla, atraviesa el Atlántico, llegando a su destino, Santo Domingo. Son 52 días de viaje, y las peripecias y relaciones entre las 46 personas que van en el barco resume el autor. Encuadrada como una novela histórica, se trata de una obra de ficción. Jaime Conde puntualiza: Es histórica en tanto que trata una etapa muy importante en la historia de España que se ha tratado muy poco, en la que muchos españoles se embarcaban en una nao o en una calavera mercante para hacer vida en las Américas. En aquella epoca eran verdaderos viajes, muy duros, y valia la pena contarlo Javier Conde, el biólogo e ingeniero sevillano, autor de la obra es la madre de dos niñas. Así que pasan cosas de todo tipo. Sin embargo cobra vital importancia la figura del maestre que es como el representante de dios en la nao, y el que impone orden y autoridad allí. Si no las mujeres sanas y salvas no habrían llegado ni a las Islas Canarias bromea Javier Conde. La idea surgió además porque para este autor la trama era de un gran interés tanto histórico como humano: La narración de un viaje. (tal y como se viajaba entonces) desde el punto de vista literario siempre tiene mucha profundidad. Y un viaje en barco todavia mas, porque se hace un poco lo que Dostoievski: encierras a la gente en un espacio, y las obligas a convivir, y entonces las conoces, cosa que no se puede hacer en tierra firme. Aquí en cuanto algo te molesta siempre puedes huír, algo que evidentemente no puede hacerse en alta mar DÍAZ JAPÓN Temática poco tratada Uno de los puntos en los que estriba el interés de esta novela es en la poca afluencia de obras que abordan esta temática: sobre esta época y materia se ha novelado poco, porque no había mucha documentación acerca de este tema, dado que muchos tratados de navegación antigua se habian guardado en secreto al considerar que tenían un cierto valor estratégico Sin embargo, en el año 1992 a causa de la celebración del V Centenario del descubrimiento de América la cosa cambió: entonces hubo un florecimiento. Los investigadores empezaron a publicar textos y comenzó a haber más información. Suponía una gran oportunidad para hacer un libro como éste dice Javier Conde, con el añadido de que él mismo ha hecho el mismo viaje de ida y vuelta que La Catalana en su propio barco de vela. Como Ulises y su tripulación con su viaje a Ítaca, los 46 personajes (de origen e inquietudes de lo más variopinto) atraviesan distintas aventuras y desventuras: El verbo aventurarse se usa mucho para la mar. Por tanto, en la novela hay aventuras, pasiones y traiciones, piratas berberiscos, corsarios, hay varias muertes... pero éstas son aventuras objetivas. Lo interesante son las aventuras subjetivas, psicológicas, de transformacion: los personajes se encuentran entre ellos pero sobre todo consigo mismos Del casi medio centenar de tripulantes de la nao, tan sólo cuatro son mujeres: Dos de ellas adultas y una de ellas Manual de navaegación Para Conde hoy que viajamos mas que nunca no viajamos desde el punto de vista existencial Nos metemos en una máquina (un avión por ejemplo) que nos transporta a gran velocidad, llegamos al sitio un poco despistados y pasamos unos días allí, y eso no es viajar existencialmente. Lo que hacían esta gente sí que era viajar, se trataba de algo muy especial: se encomendaba uno a dios (como todo en esa época) y durante el viaje se transformaba la persona. En África por ejemplo todavía se viaja así, de hecho, todos los que vienen en las pateras viajan asi La novela cuenta además con el aña- dido que suponen los dos detallados apéndices que la completan: uno sobre los personajes donde se cuenta desde el aspecto y los enseres que portan hasta el carácter. Por ejemplo lo que lleva a bordo un brujo, Juan de Padilla: uñas, pelos de endemoniados, restos humanos... por citarte lo más truculento El otro apéndice constituye un auténtico manual de navegación. Respecto a estos añadidos el autor apunta: El lector de hoy día está muy mediado por la presencia de internet. Hubo una época en la que la televisión apartó a mucha gente de la literaura, pero internet ha hecho que la gente escriba y lea mas. Este nuevo lector se vale de la hiperlectura a través de los hiperenlaces de las páginas, Así del mismo modo invito al lector a que se mueva entre los apendices a medida que avanza en el libro, a modo de hiperlectura, para enriquecerla Tres años es el tiempo que Conde ha tardado en labrar el texto en sí de la novela. Si bien los apéndices y la labor documentalista le han costado muchos más: la documentación para escribir este tipo de libros es multivectorial. Hay que documentarse acerca de la época, el siglo XVI en este caso, su historia, para crear el contexto histórico adecuado... como se navegaba, como era este tipo de embarcación por dentro, como se maniobraba, como se vivia, que dimensiones tenía aquello, y eso requiere mucho Jaime Conde actualmente se dedica a la literatura. Licenciado en Ingeniería Agrónoma, ha ejercido como biólogo en sitios como Nueva York, y realizado viajes y travesías varias.