Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 S 6 LOS SÁBADOS DE Victoria Ampliato Caracena, en una de sus clases, donde acerca el ballet clásico a quien sienta necesidad de expresarse Ballet clásico Terapia en danza TEXTO CLARA GUZMÁN FOTO: RAÚL DOBLADO V ictoria Ampliato Caracena se ha propuesto romper moldes y lo ha conseguido a juzgar por la cantidad de alumnos que pueblan su Escuela de Danza Tempo, en la sevillana calle Úbeda. Esta ceutí que estudió ballet clásico en el Conservatorio Superior de Música y Danza de Sevilla y en el estudio de María Luisa Rivas, y que también da clases en la Compañía de Danza Mobile, le ha dado la vuelta al concepto que la mayoría de la gente tiene sobre el ballet y lo ha democratizado a su manera. Se piensa que es elitista y se asocia a tener un cuerpo estilizado y maravilloso. Nada más lejos de la realidad. Aunque a mi Escuela acuden alumnos para ejercerlo luego como profesión, hay otros que se inscriben por afición, porque lo que se pretende es acercar el ballet clásico a quien sienta necesidad de expresarse. Hay mucha desinformación que, ligada a la ignorancia, provoca que se relacione esta actividad a gente joven con un tu- tú y sobre unas zapatillas de punta. La danza no tiene límite de edad ni obliga a poseer unas determinadas medidas corporales. Lo importante es tener una actitud mental abierta Con este reconfortante mensaje, Victoria, que además es profesora de Peak Pilates Sistem y ha realizado cursos sobre patologías de la espalda, ha logrado formar un grupo de adultos que de una manera u otra se sienten vinculados a esta disciplina, bien por haberla practicado cuando niños o por haber sido una asignatura pendiente en su trayectoria vital. Una de mis alumnas está operada del corazón, y tras obtener la autorización de su médico, viene dos horas a la semana y su calidad de vida ha mejorado. En mis clases, además de los estiramientos inherentes a esta actividad, se pretende fomentar la armonía y la elegancia del cuerpo. Mi lema es busca la perfección y hallarás la belleza. No obstante, para muchos de mis alumnos es una terapia psicológica. Les ayuda a evadirse de sus problemas. El mero gesto de apagar el móvil, enfundarse en su mono de lycra y calzarse unas zapatillas de media punta les reconforta. El ballet también proporciona un conocimiento profundo de la personalidad y del propio cuerpo y está muy recomendado para superar la timidez. Siempre suelo decir: No se puede pactar con las dificultades, o las vencemos o nos vencen Además, considero que a los alumnos hay que quererlos, no machacarlos y mi intención es sacar lo mejor de cada uno de ellos. No hago distingos por la edad. A mis clases acuden pequeños desde los cuatro años hasta gente madura, en una etapa en la que son determinantes las ganas y la valentía En esta Escuela diáfana y donde se respira un agradable ambiente, los varones también tienen cabida, aunque los prejuicios siguen existiendo y a las madres y a los hombres les cuesta superarlos, porque aquí también impartimos otras disciplinas como danza española y oriental, sevillanas, hip hop y el método Pilates
 // Cambio Nodo4-Sevilla