Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 SEVILLA SÁBADO 26 s 4 s 2008 ABC Detenido tras atender una llamada al móvil que denunció como robado J. L. G. SEVILLA. Un exceso de confianza ha llevado a un vecino de Mairena del Alcor ante el juez de Carmona, como presunto autor de un delito de simulación de delito y otro de denuncia falsa, después de que intentara hacer creer a la Guardia Civil que le habían robado el teléfono móvil y, en un descuido, acabara atendiendo ante los agentes una llamada hecha desde el propio cuartel. El individuo en cuestión, identificado como M. J. N. G. había denunciado días atrás que alguien le rompió un cristal de su coche mientras lo tenía estacionado a la puerta de su casa y se había llevado el teléfono móvil, una billetera con 280 euros y diversas tarjetas de crédito y la carátula de la radio del vehículo. Sin embargo, a poco que comenzó la investigación, los agentes comprobaron que la supuesta víctima no había llamado a las entidades de ahorro para anular las tarjetas de crédito, y tampoco había dado de baja la línea telefónica correspondiente al aparato robado. Incluso advirtieron que las tarjetas de crédito habían tenido varios movimientos en los días posteriores a la supuesta sustracción. Así las cosas, el denunciante fue llamado al cuartel de la Guardia Civil de Los Alcores para serle tomada declaración acerca de tan extraños pormenores. Durante la comparecencia, el hombre ratificó punto por punto el contenido de su declaración, algo que no convenció a los guardias, que finalmente idearon un ardid para tratar de confirmar sus sospechas. Dicho y hecho, uno de los guardias salió de la habitación y se trasladó a otro despacho, desde el que hizo una llamada al número correspondiente al teléfono supuestamente robado. No se equivocaron, pues el teléfono acabó sonando no muy lejos de allí, justamente en el bolsillo de la supuesta víctima del robo, que, olvidándose de su denuncia, picó el anzuelo y se dispuso a contestar la llamada. La reacción de los guardias no se hizo esperar y un instante después le comunicaban formalmente que quedaba detenido como autor de los delitos de denuncia falsa y simulación de delito. Antonio Eslava descansará en Carmona, a los pies del Cristo del Descendimiento Su restos serán trasladados mañana desde el cementerio de la localidad y recibirán sepultura junto a la que fue su primera obra, realizada en 1943 JOSÉ L. GARCÍA SEVILLA. Veinticinco años después de su fallecimiento, ocurrido en su Carmona natal el 18 de diciembre de 1983, los restos mortales del imaginero Antonio Eslava Rubio encontrarán mañana descanso definitivo en la capilla de San Francisco, a los pies del Cristo del Descendimiento, su primera obra, realizada en 1943 para la Hermandad de las Angustias, a la que el mismo imaginero perteneció desde su infancia. Será a las doce y media de la mañana, en el transcurso de una misa solemne, cuando los restos del escultor sean recibidos en la que será su última morada, tras haber permanecido durante un cuarto de siglo en el cementerio de San Teodomiro de Carmona, donde la propia hermandad corrió con los gastos de su entierro, al que apenas asistieron diez personas. La sepultura del imaginero a los pies de su Cristo se enmarca dentro de las actividades del cuarto centenario de las primeras reglas de la Hermandad de las Angustias y viene a poner el colofón a una serie de iniciativas desarrolladas a lo largo de varios años para mantener vivo el recuerdo de Antonio Eslava, un imaginero que murió solo y en silencio, poco después de ser acogido en el hospital- residencia de la Santa Caridad de Carmona a instancias de la familia de Enrique González, que se hizo cargo de él ante la dramática situación personal y material que atravesaba en su domicilio de San Juan de Aznalfarache. De su muerte, pese a haber realizado para la Semana Santa de Sevilla obras como la Vir- Eslava y la Hermandad de las Angustias El Cristo del Descendimiento, bajo el que mañana recibirá sepultura definitiva, fue la primera obra de Antonio Eslava Rubio, que lo hizo en 1943. Para la misma corporación realizó las demás figuras del misterio, así como dos Dolorosas distintas para sustituir a la antigua Virgen de las Angustias. Ninguna perduró y la actual fue realizada por Antonio Castillo Lastrucci cuando el autor carmonense ya no estaba con él. Detalles sospechosos El artista falleció en su ciudad natal hace ahora un cuarto de siglo y fue enterrado casi en el olvido Una llamada crucial gen de los Dolores y Misericordia, de la Hermandad de Jesús Despojado, y la Dolorosa titular de la Hermandad de Santa Cruz, o las manos y los pies del Señor de la Sentencia, sólo dejaron constancia veintinueve líneas sin título aparecidas en ABC de Sevilla el día 3 de enero de 1984, dos semanas después de su fallecimiento, acaecido como consecuencia de un paro cardíaco cuando contaba 74 años de edad, y eso después de que la alerta la dieran dos jóvenes cofrades de Carmona, José Antonio de la Maza y Antonio M. Bermudo. Fue precisamente el segundo de aquellos dos jóvenes cofrades el que, con el tiempo, acabó Eslava, en 1962, junto a la Virgen de los Dolores y Misericordia convirtiéndose en uno de los principales impulsores de la iniciativa que mañana permitirá que la Hermandad de las Angustias recepcione los restos del imaginero, de quien el propio Antonio Bermudo cuenta cómo, en los meses finales de su vida, tras ser trasladado a la residencia de Carmona, intentó visitar varias veces a su Cristo Descendido, pero la incompatibilidad horaria- -la capilla permanecía cerrada- -impidió que pudiera hacer realidad su deseo. ABC Una visita frustrada Entre Castillo Lastrucci y Francisco Salzillo Antonio Eslava Rubio nació en Carmona el 16 de mayo de 1909 en la calle Pedro I, junto a la iglesia de San Felipe, donde recibió el bautismo. Su madre, Antonia Eslava Rubio, fue un referente en su vida personal y artística, hasta el punto de que llegó a tomarla como modelo de algunas de sus Dolorosas, y fue precisamente su muerte, en 1975, la que determinó que el imaginero abandonara Sevilla y se instalara en San Juan de Aznalfarache. Su formación parte, como la de otros artistas de su época, de la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Sevilla, donde tuvo como profesores a Manuel Echegoyán, José Lafita y José Luis Vasallo. En 1943 abrió obrador propio en la plaza de Menjíbar y cuatro años más tarde entró en el taller de Castillo Lastrucci, donde permaneció nueve años. A partir de entonces, en 1956, se instaló en solitario en un corral de San Juan de la Palma y creó un estilo personal en el que mezclaba rasgos de los maestros del Barroco sevillano con los del murciano Francisco Salzillo, sobre todo en sus Dolorosas, muchas de ellas inspiradas en la Macarena. La Hermandad de las Angustias espera que actos como el de mañana domingo sirvan para reivindicar de una manera rotunda la memoria de Antonio Eslava, después de que hace cinco años, el Consejo de Hermandades y Cofradías rotulara con su nombre la casa que actualmente se alza en el solar donde estuvo aquélla en la que nació el imaginero, el 16 de mayo de 1909. Con anterioridad a esa iniciativa, el Ayuntamiento había recogido la sugerencia que Antonio Bermudo hizo en su Pregón de la Semana Santa, y acordó incluir en el nomenclátor los nombres de los imagineros carmonenses Francisco Buiza y Antonio Eslava. La realidad es que, seis años después de aprobarse la propuesta en Pleno, sólo Buiza tiene una calle rotulada con su nombre en su ciudad natal. Al solemne acto de mañana han anunciado su asistencia numerosas hermandades andaluzas en las que actualmente reciben culto imágenes realizadas por Antonio Eslava.
 // Cambio Nodo4-Sevilla