Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
110 ESTILO MODA SÁBADO, 30 DE ABRIL DE 2011 abcdesevilla. es estilo ABC Proyección internacional Salao explicará las entretelas de su costura en la Cuatrienal de Escenografía y Arquitectura Teatral de Praga En Sevilla sólo hay dos personas que sepan hacer bien las batas de cola: Lina y yo El modista onubense, afincado en Sevilla, con la bata de cola en tafetán rojo que exhibirá en Praga el próximo junio JUSTO ROBLES, SALAO Alta costura flamenca, en Praga Del 19 al 21 de junio, Justo Robles, Salao, explicará las entretelas de su costura flamenca, en el estand español de la Cuatrienal de Escenografía y Arquitectura Teatral de Praga, donde exhibirá una de sus celebradas batas de cola la aguja y al dedal. Hace tres meses volvió acompañado de Víctor Moreno, un gran profesional de la fotografía, que estuvo dos días retratando todos los rincones del taller. El resultado ha sido un libro maravilloso, con unas imágenes espléndidas. La que más me gusta es una en la que un montón de carretes de hilos de todos los colores rodean a dos estampas de El Gran Poder y Santa Ángela de la Cruz, que llevan ahí años. Ahora acabo de venir de Barcelona de rodar un vídeo, en el que aparece la bata de cola suspendida en el aire. Una idea de Ramón B. Ivars para que la gente pueda ver el trabajo de la prenda por dentro y por fuera A este viaje le ha acompañado su hermana Carmen, quien fuera su pareja de baile durante años, profesión con la que alcanzó grandes éxitos y que le llevó al camino de la costura. Llegó un momento en que compaginé los dos oficios. Desde Huelva, donde nací y donde los sastres me enseñaron a manejar la aguja, me vine a Sevilla contratado por El Guajiro y la Parrilla del Hotel Cristina. Le hacía los trajes a mi hermana y a toda la compañía De todo esto hace ya muchos años. Ahora, la realidad es otra. A Justo Robles, Salao, le llega el reconocimiento de fuera. Tengo una espinita clavada. En Sevilla nunca han valorado mi trabajo. He hecho tres espectáculos para el Ballet Nacional; cuatro para el Andaluz, estando de director José Antonio Ruiz; hice el vestuario de Azabache el diseño y la realización de Las cosas del querer Vestí a Rocío Jurado para la inauguración del Maestranza, para el Lope de Vega, cuando se estrenó el Auditorio de la Expo... Todas las artistas y bailaoras famosas han pasado por mi taller. Fui el primero que cosí para Japón y Estados Unidos, aunque he de reconocer que la Asociación de Moda e Indumentaria de Sevilla (AMIS) me nombró socio de honor, en diciembre del año pasado. Pero mi participación en Praga es como una especie de homenaje a toda mi trayectoria POR CLARA GUZMÁN FOTO: JESÚS SPÍNOLA H ace un año se presentó en la casa- taller de Justo Robles, en Los Remedios sevillano, el comisario nacional de esta exposición, Ramón B. Ivars, que sabía de las prodigiosas manos de este hombre, que lleva desde adolescente entregado a Baile y costura Cuenta Justo que la bata que mostrará el día dedicado a España es de tafetán rojo con flores en relieve. Compré la tela en Nueva York y los volantes van cortados a capas y rematados con un volante a capa de seis centímetros. El escote es de pico y las mangas llevan el mismo tipo de volantes que el traje. Para darle volumen y que la bata se pueda mover con gracia, debajo lleva una enagua de nylon con volantitos pequeños plisados, hechos a mano, porque yo sigo cosiendo de forma artesanal. En Sevilla sólo hay dos personas que sepan hacer bien las batas de cola: Lina y yo El día de España en esta muestra me pondrán en el estand un pequeño taller, con una máquina de coser, telas y un maniquí. Allí explicaré, en una charla con Ramón B. Ivars, mi técnica, mi manera de trabajar y si viene al caso contaré algunas de mis anécdotas, como la de la suegra del torero Miguel Báez Litri, padre. Esta señora me dijo un día que yo probaba igual que el gran Pedro Rodríguez. Pero lo más curioso fue que la nieta del modista, a la que yo le había hecho ropa para ir al Rocío, me comentó que su abuelo al verla dijo que nunca había visto unas mangas tan bien hechas Una tela comprada en Nueva York