Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 DEPORTES JUEVES, 30 DE JUNIO DE 2011 abcdesevilla. es deportes ABC Se cumplió el guión: Miguel Guillén, presidente B Releva a Gordillo en el cargo y entran tres consejeros; Bosch votó contra la gestión del consejo de la 2009- 10 N MATEO GONZÁLEZ SEVILLA ADA se salió del guión en la Junta General Ordinaria y Extraordinaria de Accionistas 2009- 10. Ni en la composición del nuevo consejo que abandona Rafael Gordillo y que ahora lidera como presidente Miguel Guillén, ni en los resultados de las votaciones, ni en el ambiente más relajado y normalizado que se ha vivido en una asambla de esta entidad en el último lustro, al menos. El poder accionarial de Farusa, en manos del administrador judicial José Antonio Bosch, sirvió para decantar el sentido del voto en la línea esperada y definida en las semanas previas en las declaraciones del propio ya ex vicepresidente. Podía llamar la atención que votara en contra de la gestión del consejo de la temporada 2009- 10 (controlado por Lopera pero sin él como integrante nominal) y también negara la aprobación del ejercicio que hoy concluye (2010- 11) al ser considerado una tomadura de pelo en palabras del letrado que rige los designios del club por encomienda de la juez Mercedes Alaya. La asistencia a la junta fue notable y se registró el 70,85 por ciento del accionariado, mayoritariamente representado por Bosch (51,34) PNB (más del 6) y accionistas individuales como Rufino González, Manuel Castaño, Miguel Espina, Hugo Galera... Por partes. La composición del consejo fue emocionante, en el cuarto punto del orden del día. Se confirmó, a las 23.16, el ascenso a la presidencia de Miguel Guillén y la vicepresidencia para Pablo Gómez Falcón. Entran como consejeros María Isabel Simó (directora del Archivo de Indias e hija del histórico Manuel Simó, la segunda mujer directiva en la historia del club tras Rosa Baleriola en los ochenta) León Lasa Fernández Barrón (hijo del ex jugador y entrenador del Betis del mismo nombre, licenciado en Derecho y abogado de la Junta de Andalucía) y Fernando Criado García- Legaz (doctor en Administración y Dirección de Empresas) Salen del consejo verdiblanco el economista Guillermo Sierra y el abogado Eduardo González- Biedma, ambos por motivos profesionales. La aprobación de esta nueva cúpula de la entidad gozó de un respaldo del 56,72 por ciento de los votos, contando con la anunciada absten- ción de Por Nuestro Betis (PNB) justificada en el desconocimiento público de los componentes antes de la asamblea. Y ningún voto en contra. En el apartado económico, menos sorpresas si cabe, ya que se analizaban cuentas y gestión no del ejercicio anterior, sino del 2009- 10. La gestión del consejo presidido por José León y manejado por Lopera sin figurar en el Deportes CORRER ES DE COBARDES E Otro perfil L nuevo presidente del Betis tampoco tendrá poder ejecutivo, pero seguro que va a aportar mucho al devenir del club porque ya lo venía haciendo anteriormente desde otro puesto y porque tiene un perfil que se ha echado en falta en el club durante veinte años: joven, emprendedor pero curtido en la empresa, sobradamente preparado y conocedor de lo que es el trabajo en equipo. Que tenga suerte. FILÍPIDES mismo fue rechazada por el desastroso resultado de los balances y los malos resultados deportivos. Y se hizo con el apoyo de las acciones de Farusa (Bosch se levantaba y hablaba ante el atril cuando lo hacía en voz de la mayoritaria, fuera de la mesa presidencial, en la que también estaban los tres administradores concursales) Algo curioso, pero basado en datos objetivos. Las cuentas, reformuladas de manera extremadamente leve por el consejo, recogían las pérdidas de 39,4 millones, el patrimonio neto negativo de 3,9, el pasivo de 77,9, todo a fecha 30 de junio de 2010. En este punto fueron destacables las aportaciones de Pepe Tirado, que repasó la lucha de tantos béticos para llegar a esta situación y reprochó a Bosch que cifrara en 60 millones de euros el valor del paquete de Farusa, como ya hiciera Lopera en 2007 también la intervención de Íñigo Vicente, que recordó la especial situación de la entidad con las medidas cautelares, pidió prudencia y parafraseó a Manuel Ramírez Fernández de Córdoba; y Adolfo Cuéllar, de la Liga de Juristas Béticos, que solicitó que en la memoria no se tuviera en cuenta la no venta a Bitton y tuvo palabras de elogio hacia Gordillo. El presupuesto para el ejercicio 2010- 11, definido como de señorita Pepis por un accionista y desacreditado por Guillermo Sierra fue desestimado con claridad porque estaba basado en pérdidas que se maquillaron con una previsión irreal de ventas de futbolistas. El calor marcó la larga asamblea, que se prolongó más de cuatro horas. Otras participaciones de Miguel Cuéllar, que avaló al consejo y les pidió Un triangulito en el Villamarín bien vale una presidencia hueca B LÍNEA DE FONDO FRANCISCO PÉREZ E SCRIBO sin conocer el nombre del nuevo presidente del Real Betis. Sinceramente, si a José Antonio Bosch le resulta irrelevante quien sea, como bien apuntaba José Luis Escañuela, presidente de la Española de tenis y bético comprometido, en su twitter, no seré yo el que me preocupe. Eso me va a ahorrar tener que esperar hasta las tantas para escribir este artículo, algo que me tengo más que merecido por los muchos años que me llevé soportando los kisseggs o los insulting sin consulting de las juntas de Ruiz de Lopera. Total, de café o sopera el nuevo agraciado con el triangulito en la fachada del Benito Villamarín no se librará de ser el cubierto cóncavo del menaje del club, porque el cuchillo pertenece a los administradores de la Concursal y el tenedor para trinchar, que no para trincar, es cosa del vicepresidente, que seguirá mandando a sus anchas porque para eso arrasa en las votaciones gracias a su, por lo civil y por lo penal, cincuenta y un por ciento accionarial. O sea, que el nuevo presidente del consejo carecerá incluso del voto de calidad -Rafael Gordillo al menos gozaba de uno con Denominación de Origen- No servirá ni para desempatar, me temo. Resulta comprensible, aunque no elogiable, que Rafael Gordillo entregue el estandarte del club para evitar ver desconchada su imagen con los inevitables golpetazos del fútbol. Él era la persona ideal para el cargo porque a nadie le importaba que no mandara: a todos nos bastaba su inmaculado currículo y el enorme prestigio que su figura otorgaba al cargo. Descartado él, la presidencia debía ser para José Antonio Bosch, que para eso tiene el ordeno y mando por una parte y, por otra, supuestamente, el deber de incluir en su suculento sueldo las incomodidades inherentes al poder que ostenta. Decidir uno y que dé la cara otro no resulta especialmente elegante. Ni antes ni ahora.
 // Cambio Nodo4-Sevilla