Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 CARTAS DOMINGO, 5 DE FEBRERO DE 2012 abcdesevilla. es cartas ABC COMENTARIOS REALES ABC Y SUS LECTORES Sobre Juan Manuel de Prada MIGUEL ÁNGEL LOMA PÉREZ nos FERNANDO IWASAKI EL DÍA DEL COYOTE Todos conocemos hipocondríacos de farmacológica erudición y fastuosos conocimientos patológicos llegado, aceptando el aborto como lo más civilizado y natural que hay expone. V OY a hablarles de una novela genial, deliciosa, divertida, desopilante, chocarrera y más que probablemente patológica, pues su lectura conlleva rabiosos efectos secundarios, como la ingestión de anti- inflamatorios potentes, antibióticos caducados y antidepresivos en formato supositorio. En efecto, los lectores de El asesino hipocondríaco (Plaza Janés) de Juan Jacinto Muñoz Rengel se exponen a esguinces de mandíbula, calambres abdominales y hemorroides leonadas. Hace años que no leía una novela tan descacharrante como El asesino hipocondríaco y ya mismo me apresuro a pregonar que pertenece al mismo linaje de El malvado Carabel de Wenceslao Fernández- Flórez, Los relámpagos de agosto del mexicano Jorge Ibargüengoitia y Pantaleón y las visitadoras de Mario Vargas Llosa. Una maravilla. Para empezar, ha tenido el acierto de crear un hipocondríaco compositum e insertarlo en la tradición de los grandes hipocondríacos de la literatura universal, como Proust, Swift, Kant, Voltaire, Tolstoi, Moliére y Descartes. Como ellos, el señor M. Y. padece sofisticadas dolencias e incurables males, aunque elevadas a la enésima metástasis, pues el estrábico señor M. Y. es alérgico al látex y al epitelio de los perros, sufre dermatitis atópica y tiene incrustado en el pescuezo un gemelo nonato que lo vampiriza como un parásito; padece el síndrome de Ménière, el síndrome del Acento Extranjero, el síndrome de Proteus, el síndrome del Espasmo Profesional y el síndrome de Moebius, amén de dos desórdenes neurológicos de procesamiento sensorial sin clasificar; por no hablar de la terrible Maldición de Ondina que lo condena a sufrir ataques de microsueños, de los tumores carcinoides que carcomen sus intestinos y de la ausencia de flujo menstrual, síntoma inequívoco de amenorreas y embarazos psicológicos. Para colmo de males, el señor M. Y. es un sicario y debe asesinar al señor Blaisten antes de 24 horas porque ha cobrado por adelantado, porque es un hombre de moral kantiana y porque sabe que tiene que morir antes que acabe la novela. Todos conocemos hipocondríacos de farmacológica erudición y fastuosos conocimientos patológicos, para quienes la lectura de esta novela supondría un gozoso repertorio de infinitos y mortales síntomas, aunque dudo que uno solo de nosotros tenga amistad con algún asesino a sueldo como el descalabrado señor M. Y. Aquí radica el hallazgo más extraordinario de Juan Jacinto Muñoz Rengel, pues al crear a un asesino condenado a perseguir en vano a su víctima por culpa de múltiples achaques, lipotimias y desvanecimientos, no nos remite al célebre Chacal de la película sino al famoso Coyote de los dibujos, incapaz de atrapar al insufrible Correcaminos. El único occiso de El asesino hipocondríaco es el lector muerto de risa, aunque admito que uno termina de leer la novela de Juan Jacinto Muñoz Rengel con ganas de asesinar al señor Blaisten y- -por si acaso- -de hacerse una colonoscopia. escribe porque se ha dado cuenta que últimamente los artículos de Juan Manuel Prada generan enorme polémica en forma de carta, algo muy positivo que denota un espíritu crítico ante unos textos que difícilmente pueden provocar la indiferencia Asimismo admira su posicionamiento valiente en favor de la Iglesia. Y esta independiente actitud no resulta cómoda, sino que le supone una lluvia más o menos fina de palos lanzados sobre sus anchas espaldas desde una y otra orilla, incluida a veces la orilla eclesiástica, porque o no siempre se comprende lo que se escribe o se le comprende demasiado bien. Ojalá permanezca muchos años en ABC, aunque no guste a todos: será señal de que no se ha acomodado intelectualmente ni busca la aprobación de unos lectores sin nervio Aplaudiendo también al escritor aparece MARÍA DEL ROSARIO RIVAS PERALES, a la que encantó su artículo en defensa de la vida frente al aborto. Yo espero que llegue el día en que toda la sociedad se espante del grado de crueldad al que se ha No acaba CONSUELO DELGADO de entender los comentarios de las películas de cine que se publican en ABC. Me considero una persona con una cultura media, pero hay determinadas expresiones que no tengo por qué entender quizás más propia de cinéfilos. Tengan en cuenta que su periódico lo leemos muchas personas y deben escribir para todos, con un lenguaje claro, sin utilizar modismos extraños que probablemente muchos no entendamos Comentarios de cine sería más eficaz educar a los chicos y chicas desde la familia y desde las escuelas a que tengan una sexualidad responsable y comunicativa con los padres? Y apuesta por un proyecto nuevo sobre el aborto porque lo que está en juego es demasiado grave para el futuro de nuestra sociedad Mucho más que viñetas Su periódico- -nos cuenta BRUNA LARKIN- -ha estado presente en mi familia desde hace muchos años. Por sus páginas han pasado personalidades del humor gráfico que sin duda siempre han estado a la altura de un gran periódico como el suyo. Quiero felicitarles por apostar por valores como Puebla que, sin duda, refrescan con acertada visión satírica las duras y difíciles situaciones sociales, políticas y económicas del actual panorama. En nombre propio, y sin duda en el de otros muchísimos lectores, gracias por regalarnos una sonrisa cada día ante la cruda realidad. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo electrónico: cartas. sevilla abc. es. Su extensión no debe exceder los 900 caracteres con espacios. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. El aborto Para reflexionar con seriedad sobre el aborto, ALBERTO ÁLVAREZ PÉREZ recomienda el reportaje publicado por Mercedes Benítez bajo el título Los abortos vuelven a aumentar Ciertamente que los abortos han vuelto a subir, pero muchas veces me pregunto que si solicitamos constantemente ayudar a la mujer embarazada para que no aborte o pedimos que lo dé en adopción, ¿no ARCHIVO GRÁFICO Catalogación con el patrocinio de PUBLICADA EN ABC EL 4 DE AGOSTO DE 1929 Taller de escultura y composición decorativa en la Escuela de Artes y Oficios de Sevilla. Autor: DUBOIS. Fecha de imagen: Sevilla, agosto de 1929.
 // Cambio Nodo4-Sevilla