Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 18 DE FEBRERO DE 2012 abcdesevilla. es estilo GENTESTILO 97 ARANTXA Y SUS HERMANAS Papel de pirata E ÁNGEL ANTONIO HERRERA n todo ese Roland Garros de trifulca familiar que se traen los Sánchez Vicario, lo que a uno más le interesa es que Arantxa cree en el matrimonio y que está muy mona. Llore o no llore. Arantxa ha mejorado mucho la lámina, en los últimos años, y se ha obrado en ella una creciente feminización o estilización, hasta llegar a ser toda una sirenaza de portada, que es lo que son hoy las jóvenes tenistas de podio, cada una a su estilo. Cito rápido, y nos orientamos. María Sharapova, Ana Ivanovic, María Kirilenko, Daniela Hantuchova, y las Williams, Venus y Serena. La propia Arantxa dijo un día, no remoto: Lo que pasa es que ahora las tenistas son muy guapas Dándole la razón, también diríamos que ahora las guapas también son tenistas, contra lo habitual, hace un tiempo, cuando casi todas eran el increíble Hulk con faldita. A María Sharapova le pones un trapo de cóctel y tienes directamente a una valquiria principal de la Pasarela Cibeles. Con Ana Ivanovic pasa lo mismo. Las Williams son dos Beyoncés más la raqueta. A la mayor de las dos, Venus, debemos la inolvidable estampa histórica de jugar con corsé de cabaret y braga de contorsionista. Al tenis femenino hemos llegado muchos por desliz de erotómanos, pero esto no se suele confesar, o se confiesa muy poco. Serena, Venus y las demás salen a la cancha con minifalda de ala, y dicen los policías del deporte que eso no es bueno para la vocación de mirones que tenemos todos, o casi todos, en el fondo. O sea, que son todas un puntazo, pero nos perdemos el punto. Escribo esto porque alguna vez, desde organismos competentes, y hasta incompetentes, se ha exigido mayor recato indumentario a estas monadas, a las que prefieren feas o bien jugando en chándal holgado. Pero se comprende muy bien que ellas no quieran jugar vestidas o desvestidas como Butragueño. En algún Open, les imponían una multa a las que iban demasiado sexis Sexis sí las vemos, Tienen de pionera de esta feminidad de ropa corta y cuerpo a Anna Kournikova Un referente Arriba, la eslovaca Daniela Hantuchova. A la derecha, la serbia Ana Ivanocic. Debajo, la rusa Maria Kirilenko FOTOS: AFP Y REUTERS Minifalda de ala naturalmente, pero no sabemos muy bien qué es eso de demasiado sexis aunque ya nos gustaría. A María Sharapova le midieron un día el gemido, incluso, pero el gemido público, porque parece que también en el gemido la chica era demasiado. Hasta terció en todo este panorama ameno de censura Boris Becker. Habría que prohibir los gemidos femeninos en la cancha O sea, que el ex tenista, además, las prefiere calla- das. Pero ellas han ido a lo suyo, y bien que hacen. Compiten desabrochadas de gemido y luego van a los cócteles con un harapo de firma, que les queda como si se echaran por encima el propio desnudo según acuñación que le robo al poeta Antonio Lucas. Yo creo que resulta una delicia ver a Sharapova, o a Ivanovic, pegando un revés con el escueto volante al aire, y no vestidas de buzo. Una delicia deportiva, y estética. El amor es un apetito de belleza, según aquel diagnóstico de Byron, y también lo es el tenis, como todo deporte. Luego, ya sin ropa de faena, todas son una pasarela de sirenas, pero de sirenas con buenas piernas. Tienen de pioneras de esta feminidad de ropa corta y cuerpo largo a Anna Kournikova, y aún más allá a Gabriela Sabatini, que era un especie de prima de gimnasio de Cindy Crawford. Las tenistas no son lo que eran, por fortuna, y para gozo de la afición, incluyendo a Arantxa, que yo creo que empezó a gustarse cuando se dio al tenis de la vida, después del tenis propiamente dicho. Yo la vi, hace alguna temporada, en una fiesta, entre Serrat y Sabina, y me intrigó su renovada estampa de bigarda emocionante. Tardé un poco en darme cuenta de que era Arantxa. Las jóvenes tenistas en curso son unas bachilleras bien nutridas que te resuelven, así al montón, un calendario Pirelli. Son las hermanas reguapas y tirando a rusas de la Sánchez Vicario, que es muy made in spain, eso sí. Son un cruce de lolitas con visa y ángeles que sudan.
 // Cambio Nodo4-Sevilla