Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 18.2.2012 Editado por Diario ABC, S. L. Albert Einstein, 10, Isla de La Cartuja 41092 Sevilla. DiarioABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.115 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 334 556 Suscripciones 901 400 900 Att. al cliente 902 530 770. 12076 8 424499 000037 EL PULSO DEL PLANETA Los chinos colonizan París Con o sin dinero, de manera visible pero también bastante disimulada, desde los últimos años de la década de los setenta los chinos conquistan la capital gala VISTO Y NO VISTO POR IGNACIO RUIZ- QUINTANO Y MARTINETE Una carnicería regentada por emigrantes chinos en el barrio Belleville de París ra, implacable. Hay otro rostro llamativo: el millón de chinos pobres repartidos en París y su periferia en cuatro grandes barrios de nuevo cuño, Chinatown- sur- Seine. Esos chinos pobres comenzaron a llegar con los boat- people de finales de los años 70 del siglo pasado. Esas primeras comunidades, al fondo del distrito XIII, han crecido de manera vertiginosa. Se trata de inmigrantes pobres que han pagado una modesta fortuna (de 15.000 a 20.000 euros) para poder huir de China e instalarse en habitaciones minúsculas, a la espera de conseguir trabajos mal pagados (de 500 a 800 euros) con los que intentar salir adelante, incluso ahorrar y enviar dinero a la familia. Esos chinos pobres han cambiado la fisonomía de viejos barrios parisinos, en el distrito XIII tomando un archipiélago de torres futuristas, compradas masivamente por chinos de clase media) en Belleville (el barrio natal de Edith Piafh) el distrito XVIII (donde han comenzado a desplazar a los inmigrantes negros y musulmanes) en el distrito III (donde se codean con un barrio afro) Esos nuevos barrios chinos de París no tienen nada de prostibularios: son un hormiguero J. P. Q. JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL EN PARÍS P arís se está convirtiendo en la tercera o cuarta ciudad de la diáspora china, tras San Francisco, Nueva York y Londres: y esa conquista pacífica, tienes luces y sombras espectaculares, siempre; inquietantes, en ocasiones. Capitales chinos controlan ya cuatro de los grandes hoteles palacios del lujo parisino. El antiguo hotel Majestic, donde residió Azorín, enviado especial de ABC, en el antiguo solar del mucho más antiguo Palacio de Castilla, residencia de Isabel II, en el destierro, volverá a abrir sus puestas, convertido en un hotel de lujo, con capitales de Hong- Kong. El Estado francés comenzó vendiendo el edificio a un grupo qatarí, que pronto se entendió con un grupo asiático. En las calles y avenidas emblemáticas del lujo parisino, Saint- Honoré, Montaigne, los capitales chinos controlan discretamente otros hoteles. Y el primer grupo bancario chino, ICBC, se instaló discretamente en París para organizar las inversiones chinas, creando un club con muchos intereses: filiales industriales, comercios, cadenas de textil, restauración, lujo... Ese es el rostro más profundo de la conquista china de París: la penetración económica, poco visible, oscu- muy colorista, con tiendas especializadas en productos asiáticos, pastelerías y peluquerías asiáticas, restaurantes, y nuevas cadenas especializadas en ropa, productos informáticos. La agresiva productividad de las comunidades chinas ha desplazado a los árabes y africanos que fueron los primeros habitantes de esos barrios. Los chinos de París han creado un mundo propio. Los grandes inversores chinos se refugian ocultos en los grandes hoteles. La inmigración más modesta ha tejido una economía paralela. El rostro positivo de la agresividad económica es la creación de cadenas comerciales de todo tipo (ropa sexy para chicas, restauración, productos asiáticos) El rostro negativo es la proliferación de una delincuencia de nuevo tipo, que un especialista, Yinh Hassoun, describe de este modo: Mis compatriotas son muy aficionados al dinero negro. Con lo cual, un vejete de apariencia modesta puede pasearse con un enorme fajo de billetes. Y se han multiplicado las agresiones criminales y racistas. Los chinos jóvenes se han hecho franceses. Pero los chinos viejos apenas saben francés y pueden, y suelen, ser atracados en muchas ocasiones a sé que da rabia que la piel del oso verde del padre Piquer la lleve puesta un señorito (atildado y marinero) de la Ugt que mañana acaudillará en Madrid la charlotada contra la reforma laboral, pero Martínez apenas da para un martinete sindical. Anda que Martínez no estaría mejor mañana en el Cabo de Gata que en la Puerta del Sol, cantando en un velero Por la bahía mas España vive un tiempo de excepción donde la regla es... Martínez, el sindicalista de los ciento ochenta mil eurosos y tarjetón. Que Martínez no es un monstruo, vamos. -Al hombre le repugna la pobreza, que oprime su personalidad y la de los suyos, como lo prueba el fracaso de todas las doctrinas ascéticas. Eso escribió en El Sol el compañero Araquistáin, que venía de colar en la Constitución del 31 la boutade que definía a España como una República de trabajadores Y añadía el director de Claridad Cada época y cada sociedad se rigen por un standard o tipo medio de vida, al cual no es lícito renunciar sin comprometer la salud dela especie o el destino personal. ¿Por qué Martínez, símbolo de la gran familia araquistainesca de nuestro sindicalismo, había de comprometer su destino personal o la salud de su especie? Lo importante es lo que Buenaventura Durruti nos pregunta en un cuadro de Arco: ¿Qué hiciste hoy por la libertad? El Gobierno, soltar al preso más antiguo de España (que no lo era) Y mi admirado Gregorio Luri, reparar en que unas oposiciones andaluzas a profesores exigen un mínimo de plazas para personas que acrediten discapacidad intelectual ¡Vamos con ese martinete!
 // Cambio Nodo4-Sevilla