Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 27 DE ENERO DE 2013 abcdesevilla. es sevilla SEVILLA 27 NO NI NÁ POR JUAN JOSÉ BORRERO CIERTO OLOR A PODRIDO Nos hemos acostumbrado a las cifras millonarias del expolio nacional de tal modo que la corrupción doméstica parece pecata minuta OS hemos acostumbrado. Poco puede sorprendernos ya en cuestiones de mangancia política. Antes de las grabaciones, de las cuentas paradisiacas, de los correos indiscretos que navegan en la red éramos más inocentes. Intuíamos la corrupción pero parecía una tormenta lejana aunque miráramos al cielo con los pies mojados. Hoy, almorzamos atónitos entre los millones de Bárcenas y nos dan de postre un ERE con intrusos al rico intermediario, sin provocarnos arcadas. Y el cuerpo se hace a generalizar. Primero pensaste que eran los políticos del partido contrario a tu perfil ideológico, luego piensas que son todos los políticos, pero también algunos que se hacían llamar sindicalistas y empresarios... y luego... miras a tu alrededor y empiezas a pensar si vas a ser el último gilipollas en este país de chorizos. Nos hemos acostumbrado a las cifras millonarias del expolio nacional de tal modo que la corrupción doméstica de cada día parece pecata minuta, como algo consustancial a la actividad política que nos acabará resultando entrañable como sigamos así. Y lees que la comunidad de propietarios presidida por el portavoz adjunto del PSOE en el Parlamento andaluz se hizo con una subvención de la Junta de Andalucía para rehabilitación de edificios destinada a rentas bajas mientras fue vocal de la comisión de Vivienda. Sigues leyendo y te enteras, gracias al compañero García Reyes, que esa subvención tramitada sin un mínimo problema en las ventanillas de la Administración, que ya es milagroso, fue la única aceptada de diez presentadas en Lebrija. Y tú, que ya no crees en las casualidades y sabes que la aparente legalidad en una tramitación no exime de la comisión al tiempo de un abuso de los privilegios que tenía otorgados el referido cargo político, consideras que alguien ha encerrado al gato. Porque el señor Muñoz, que así se llama el portavoz, votó a favor de pedir la subvención en las reuniones de la comunidad de propietarios de la que siguió siendo presidente. No se inhibió, ni propuso pagar de su bolsillo la parte proporcional de la obra al advertir que no podía ser beneficiario de la misma por su condición de parlamentario. Y por eso te preguntas qué sigue haciendo este señor representando a los andaluces con el permiso y amparo de su partido. Nos hemos acostumbrado a historias cercanas de enchufes, de uso de información privilegiada, de adjudicaciones irregulares como parte del día a día de la acción institucional, como si fuera algo consustancial a la política. Le concedemos el título de menor si el dinero de por medio no pasa de cinco cifras, si se trata de echar una mano a un familiar, de una pequeña obra... Hay mucha permisividad con esa corrupción que emana de la más pura tradición picaresca sin darnos cuenta de que ahí radica el origen de todo lo que está pasando. Nos han acostumbrado a la indulgencia oficial para con estas malas prácticas mientras prometen transparencia. ¿Quién tiene capacidad moral para afear esas conductas en nuestros partidos políticos? ¿Será por eso que los compañeros de Muñoz optan por desmentir a la prensa que las desvela? A estas alturas puede parecer que el caso de Lebrija sólo es una boñiga en la pocilga. ¿Quién lo va a tener en cuenta? Pues ese es el problema. N
 // Cambio Nodo4-Sevilla