Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 SEVILLA DOMINGO, 21 DE JULIO DE 2013 abcdesevilla. es sevilla ABC LA CIUDAD INEVITABLE POR JAVIER RUBIO Un detalle Tussam le pone calle a Martínez Carriazo Es una errata, pero esos pequeños detalles hablan del celo que una ciudad pone por cuidar la memoria de sus hijos. Eso le pasa al arqueólogo Juan de Mata Carriazo, sin cuyo concurso el tesoro del Carambolo hubiera acabado vendido en el Jueves. Pues en los planos de las paradas del tranvía es J. Martínez Carriazo un personaje La pequeña Carla anima las donaciones La pequeña Carla, hija de un trabajador de la empresa municipal de transportes ha animado la campaña en favor de las donaciones de médula y sangre que se va a poner en marcha en los autobuses de Sevilla on la colaboración del Ayuntamiento y la Consejería de Salud. Un logro del que sentirnos orgullosos y al que ahora hay que responder. y el comentario Una cabalgata de Reyes sin políticos Pues sí, eso parece a tenor de los nombramientos para el cortejo de la Ilusión de 2014 del que han desaparecido los políticos y acompañantes. De todos, el más merecido el de Mago de la Ilusión para el ingeniero Manuel Ríos Pérez, ateneísta de siempre sin buscar protagonismo El reloj suizo de Zoido A Zoido y su equipo le está costando más de la cuenta que Sevilla funcione como un reloj. Al menos que no nos resulte tan caro falta de mejores argumentos con los que presentarse al estado del debate de la ciudad celebrado el pasado viernes, el alcalde Juan Ignacio Zoido anunció una rebaja de la carga impositiva a los contribuyentes sevillanos a partir del año que viene, lo que viene a ser una excelente noticia para el bolsillo de los sevillanos además de una magnífica cortina de humo para no entrar en el debate a fondo de cómo está Sevilla. La premisa es muy sencilla: ya que a Zoido y su equipo le está costando más de la cuenta hacer que Sevilla funcione como un reloj suizo tal como prometió en la campaña electoral, al menos que a los sufridos contribuyentes no les salga por el precio de esas marcas centenarias perfectas en sus mecanismos sino por algo más arregladito aunque no tenga la calidad excepcional de la maquinaria suiza. Con este inteligente movimiento, Zoido ha desarmado a sus críticos empezando por la oposición en vista de que él y los suyos han llegado a la conclusión de que gobernar no es pintar como querer. Cualquier ciudadano sin anteojeras encontrará hoy por hoy la ciudad ni más limpia, ni más segura, ni menos ruidosa, ni más atractiva para los inversores que hace dos años. Lo cual no quiere decir, visto por el revés, que Sevilla esté ahora más sucia, haya más inseguridad ciudadana, más ruido o menos oportunidades de negocio que antes. El gran éxito de Zoido, a qué negarlo, es haber hecho lo mismo que se venía haciendo- -salvo contadísimas excepciones- -con menos dinero y más decencia, capítulo éste fundamental cuando se examina sin partidismos el grado de corrupción al que había llegado la anterior corporación municipal y de la que ahora empezamos a tener cabal conocimiento por las noticias de los juzgaos. Decencia y limpieza que no pueden emborronar del todo, por más que afeen y resulten poco edificantes, episodios puntuales como los familiares y amigos en los talleres de los distritos, la VPO del concejal del distrito Norte o el sobresueldo que el PP le pagó a Zoido en la oposición. Con eso no se construye una alternativa política a un equipo de gobierno que no lo está haciendo mucho mejor que sus antecesores, pero sí con mucha más pulcritud. Examinando uno por uno los servicios municipales, sólo la gestión de los transportes públicos pasa con nota el aprobado: la gestión en Tussam puede exhibirse con legítimo orgullo como un éxito del equipo del PP. En Emasesa bastante se ha hecho con volver al negocio tradicional y dejarse de experimentos que habían llevado a la compañía a arrojar pérdidas en un ejercicio sin sequía por primera vez en su historia. En Lipasam, salvado el match ball de la huelga de basuras de enero, la tan pregonada eficiencia del servicio está todavía muy lejos de alcanzarse. Y en la Policía Local se proyecta siempre el mismo rollo de película desde los tiempos de Lasunción Goñi; el cese de Demetrio Cabello tampoco ha ayudado. De manera que el mayor logro de estos dos años hay que adjudicárselo a Zoido en el plano de la Cultura, quién lo iba a decir. La exposición de las Santas de Zurbarán ha sido el buque insignia de esta nueva forma elegante y exquisita de mirar el hecho cultural, pero las iniciativas dignas de encomio brotan aquí y allá. En Deportes bastante se ha hecho con abaratar costes e implicar a los usuarios y en Urbanismo todo está pendiente de esa revisión reforma del PGOU de la que no se han dado más pasos que el anuncio formal. ¿Qué queda pues de estos dos años de Zoido? La constatación de que el ejercicio del gobierno está a la misma distancia de las promesas que hizo en campaña como del disparate de despilfarro y corrupción en que se había convertido el mandato de Monteseirín. ¿Suficiente para presentarse ante los electores? El tiempo, los dos años que faltan de mandato, lo dirá. A ROCÍO RUZ La decencia es un logro El gran éxito de Zoido es haber hecho lo mismo que se venía haciendo pero gastando menos y con más limpieza
 // Cambio Nodo4-Sevilla