Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 SEVILLA VIERNES, 10 DE OCTUBRE DE 2014 abcdesevilla. es sevilla ABC Si la monja abandona Écija, se perderá una de las congregaciones más importantes en la ciudad por su labor y por su historia, además de un convento y su obrador Bizcochos marroquíes Estos dulces se realizan en el convento de Écija desde el siglo XVIII. Poco se sabe de la receta, que lleva azúcar, huevos, almidón de trigo y el ingrediente secreto la gracia de Dios De esta manera responden en el convento a los muchos curiosos que preguntan. Al parecer, la receta data de 1752, concretamente de la marquesa de Valdetorres. Pronto la fama del bizcocho sobrepasó fronteras locales. Tanta es la fama de este manjar que incluso aparece reflejada en la obra del escritor Juan Valera Juanita la Larga El Ayuntamiento ecijano hizo el intento de que los dulces fueran catalogados como Bien de Interés Cultural, cuestión esta que no llegó a buen puerto. Sor Pilar, la última esperanza para las concepcionistas G. NARVÁEZ M. ZAYAS ÉCIJA E N torno a un mes tienen Écija y los ecijanos para evitar que una de sus congregaciones religiosas más arraigadas abandone la ciudad. Y es que la última de las monjas concepcionistas franciscanas que queda, sor Pilar, debería haber sido trasladada en estos días a la localidad de Osuna. Sin embargo, las conversaciones mantenidas entre la congregación y el Ayuntamiento y las muestras de interés de entidades en particular y ciudadanos en general para que esta orden permanezca en Écija, han evitado el inminente traslado. El delegado de Cultura, Fernando Reina, y la responsable de Bienestar Social, Rosario Díaz, mantuvieron la pasada semana una reunión con sor Pilar, consiguiendo el compromiso de la religiosa de retrasar su marcha y quedarse al menos un mes. De esta manera se gana tiempo por parte del Ayuntamiento para realizar más gestiones con el interés de que la congregación permanezca en la ciudad. Entre estas gestiones estaba por un lado aprovechar una visita a Écija del arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, para trasladarle la preocupación por el asunto y pedir que medie a favor de la permanencia en la ciudad. Por otro lado, está prevista hoy la audiencia con la madre presidenta de la Federación Bética Santa María de Guadalupe de la Orden de lnmaculada Concepción para intentar que no abandonen Écija y proponerle una reestructuración para que la ciudad sea destino de religiosas de otros conventos de la congregación. Actualmente, sor Pilar es la única monja de la congregación que queda en Écija, y está ayudada por cinco monjas mexicanas pertenecientes a las Carmelitas Descalzas de la Santísima Trinidad, que abandonarían también la ciudad tras la marcha de la monja. Sor Pilar es dibujada como una mujer entrañable. Tiene 90 años, lleva 75 años en Écija, lugar al que llegó con 15 años. La monja sólo ha salido del convento dos veces por el fallecimiento de sus padres para viajar a Burgos, su ciudad natal. Sor Pilar, ha explicado que no quiere abandonar su convento, pero por otro lado se siente sola y necesita estar arropada por otras hermanas. La marcha de esta última concepcionista franciscana trae importantes Imagen de archivo del obrador del convento ABC Fachada del convento ABC consecuencias para la ciudad. Por un lado, Écija se queda sin una de las congregaciones más importantes históricamente y que mayor labor han realizado a favor de la ciudadanía astigitana. Por otro lado, el convento de la San- tísima Trinidad y Purísima Concepción de Écija (conocido como el de las marroquíes, en recuerdo al apellido de su fundadora) quedaría deshabitado, con las consecuencias que ello podría acarrear para el patrimonio ecijano. Además, la partida definitiva de la congregación, amenazaba con dejar a Écija sin los afamados bizcochos marroquíes, cuya receta secreta propiedad de las comunidad abandonaría la ciudad con ellas. Según el delegado de Cultura, es una cuestión jurídica ya que la receta de los bizcochos, es propiedad de la congregación concepcionista franciscana, y es su decisión transmitirla o no a otra persona. Pero por otro lado, apunta el delegado, es también una receta vinculada a la ciudad, porque existen miembros de la orden en otros conventos y no se fabrican los bizcochos. La marcha de las concepcionistas franciscanas, significaría la segunda congregación que abandona la ciudad en los últimos meses, la primera fue la Orden de las Madres Filipensas. Esta situación no ha dejado indiferente a nadie, y ya se han producido las primeras concentraciones vecinales pidiendo que la comunidad permanezca en la ciudad. El convento de la Santísima Trinidad y Purísima Concepción está declarado como Bien de Interés Cultural y pertenece al Arzobispado aunque está cedido a la comunidad de Concepcionistas Franciscanas. Según datos del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, el 11 de noviembre de 1583, el arzobispo Rodrigo de Castro inició el proceso de fundación en manos de las hermanas Marroquí y fue en julio de 1599 cuando se autoriza a Francisca Marroquí y a sus sobrinas, Luisa Marroquí y Ana Mendoza, a fundar un convento, que contará a partir de esta fecha con la protección directa del cabildo astigitano.
 // Cambio Nodo4-Sevilla