Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 FERIA DE ABRIL DOMINGO, 26 DE ABRIL DE 2015 abcdesevilla. es ABC Guirigay POR FÉLIX MACHUCA JFelixMachuca Alexandra del Benne Italiana El traje de gitana tiene magia. Hace hermosa a cualquier mujer ¿Cuantos años lleva en Sevilla y cómo los lleva? -Casi cinco años. Y empiezo a llevarlos muy bien. Es una lástima estar en Sevilla sin amigos. Yo ya los tengo y aprendo pronto. ¿Y de ser sevillana sería rancia o moderna? -Yo sería rancia de manera muy exagerada. -Su relación con la Feria es una bonita historia. Antes de disfrutarla y sin saber lo que era trabajó en su montaje... -Una señora me dijo que yo era una brava pintora y que si quería trabajo debía ir a la Feria. Cogí mi bicicleta, me puse mi bata blanca de pintora y me fui hasta allí preguntando qué había que pintar. Los hombres alucinaban. Y me remitieron a un montador de casetas. Este hombre me pidió que pintara murales, pañoletas y mesas. Yo no sabía para qué era todo aquello. Pintaba cosas de Feria sin saber lo que era la Feria. -Y tuvo éxito... -Sí, sí. He pintado para muchas ferias de Andalucía: desde Málaga a las Cabezas de San Juan o San Juan de las Cabezas, ¿cómo es? -Va bene. Sigamos. Desde que pintó aquellas pañoletas y aquellas sillas, ¿ha vuelto a hacer algo para la Feria? -Un trampantojo para la caseta de los visitadores médicos. ¿Qué pensaba cuando las hacía, se imaginaba para qué iban a servir aquellas pañoletas y aquellas mesitas? -Estaba furiosa. No sabía para qué iban a servir. No sabía nada de nada. Y además hablaba español muy mal. Puedo decirte que mi español lo aprendí pintando y trabajando para las ferias. Cornucopia, encaje (que nunca pronuncio bien) y Feria. Muchas palabras las aprendí trabajando en el montaje. Por cierto, al principio yo no decía Feria, decía fiera... ¿Cómo fue su primera vez? (Risas) A qué se refiere usted... -Me refiero a la primera vez que pisó la Feria. -Fantástico. Fui con una amiga de Guatemala. Y me dijo que íbamos al Alumbrao. No al pescaito. Y cuando vi tanta luz me quedé como una niña que va al cine por vez primera o que ve unos fuegos artificiales. Pensaba: el día anterior todo esto era nada; hoy es como si se hubiera creado el mundo. -Usted había vivido antes en India, Romana, cinco años en Sevilla, loca por nuestros colores y calores plásticos y ferianta de primera. Ella misma se hizo su primer traje de gitana. Y sin saberlo participó en el exorno de la Feria Trianitalia Vive en el Trastevere sevillano en una casa trianera desde donde se ve la Giralda y la Esperanza de Pureza. Tiene una hija que se siente muy sevillana y muchos recuerdos de haber trabajado en puntos distantes del mundo. Pero también los tiene de aquí, de Sevilla, que más que recuerdos son vivencias que renueva cada año con los días señalaítos. Para Alexandra la Feria no tiene momento bueno o malo. Tiene momento con o sin gente buena para disfrutar. Baila como el que inventó la casa del trompo. Y dice que ya tiene casi dominadas las cuatro sevillanas. ¿Que si sabe lo que es una buena papa? Me contesta con picardía trianera: solo las papás aliñás... Ole. VANESSA GÓMEZ Nueva York, Italia... ¿En algún lugar vio algo parecido? -No, nunca. -Con su ojos de fuera usted podría pensar que en Sevilla tenemos un parque temático de la diversión y el bebercio, ¿no? -No, en absoluto. La Feria tiene raíces, tradición, leyendas, historia, música, baile, costumbres. Eso no lo tiene un parque temático. ¿Tiene usted caseta o la mejor caseta, como pasa con los barcos, es la que tienen los amigos? -Tengo varios amigos con caseta y espero que me inviten. -Pero romana al fin es tan práctica que el primer año se cortó usted misma el traje de gitana. ¿Se puede saber cómo lo hizo? -Por entonces yo estaba en un taller de corte y confección. Y dije que me apetecía hacerme un traje de gitana. Mientras lo iba haciendo la gente me decía, con una cara muy rara, que es- taba quedando muy bonito. Cuando lo terminé ya se les quitó la cara rara y estaban encantados con el traje. -Pero lo suyo es el cálculo y los planos. No la aguja y el pespunte. Con la de gente que aquí cose para la calle los trajes de flamenca. ¿no se le ocurrió encargar uno? -No porque fue muy divertido. Era mi primer año aquí y era un tiempo para descubrir cosas: la gente, las fiestas, Sevilla... ¿Cómo se siente dentro de ese traje? (Risas) Guapísima. Te sientes femenina, sexy, con todo en su sitio. Descubres que tienes pecho, culo y que toda la chichita está donde tiene que estar. -Aseguran que es un traje que hace aún más bonitas a las mujeres... -Es un traje mágico. Tiene magia. Hace bella y hermosa a cualquier mujer. No estaría mal llevarlo todo los días del año.
 // Cambio Nodo4-Sevilla