Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 CARTAS CARDO MÁXIMO JUEVES, 10 DE SEPTIEMBRE DE 2015 abcdesevilla. es ABC CARTAS AL DIRECTOR Obviar la historia El proceso histórico de nuestra ya no tan joven democracia sufre uno de los males que caracterizan a las sociedades de convicciones volubles y peligrosamente inestables. El olvido. ¿Acaso creen que nuestros problemas nacieron hoy? Cuando en 1978 nuestros sabios se reunieron para crear una sociedad lo más democrática y plural posible, no alcanzaron a pensar que duraría más de 40 años. Pero pasado un corto tiempo de respetuoso desarrollo normativo, comenzó a estirarse y moldearse cada precepto hasta destruir cada uno de los principios generales que se contemplan en ellos. Los intereses políticos hicieron su agosto con esta genérica norma suprema, logrando cada uno de ellos cuotas de poder gracias a cesiones o ventas de apoyos que derivaron en la resurrección de los nacionalismos excluyentes y las corruptelas más vergonzantes. El tiempo hace olvidar los aciertos cuando los desatinos no son inmediatamente resueltos. PABLO CAMBRONERO PIQUERAS SEVILLA Vivimos en un país de locos Tengo que reconocer que cada vez me siento más identificado con la filosofía de vida del norte de Europa, a la vez que me siento más avergonzado de pertenecer a una sociedad como la nuestra. Si hace pocas fechas la iniciativa poco ortodoxa de nuestro Gobierno para reformar la ley del Tribunal Constitucional a fin de que las sentencias judiciales se cumplan provocó la airada reacción de la oposición, ayer mismo, unas declaraciones del ministro de Defensa, Pedro Morenés, les ha enloquecido de nuevo. No podemos olvidar que nuestra Constitución encomienda a las Fuerzas Armadas garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional actuando a las órdenes del Gobierno, siempre y cuando este, no se aleje del camino de cumplir y hacer cumplir las leyes. Desde mi punto de vista, nuestro ministro de Defensa ha hecho referencia a este asunto, justamente en el momento oportuno, pues la unidad nacional nunca puede ser negociable. Las declaraciones de dirigentes de partidos independentistas catalanes tachando las palabras de Morenés de incalificables y lejos de un contexto democrático nos demuestran cómo los separatistas sostienen un discurso absurdo, pues para ellos el hecho de que las Fuerzas Armadas impidan la ruptura de la unidad nacional y restablezcan la legalidad constitucional democrática es golpismo cuando precisamente los golpistas son ellos. Aquí todos se han vuelto locos. Ahora, la derecha acomplejada, compañeros de gobierno de Morenés, insinúan que quizás no era el momento de hacer ese tipo de declaraciones; vergonzoso. Nunca viene mal recordarle a Artur Mas y a sus cómplices, que no tienen ni la más mínima oportunidad de conseguir sus objetivos, y que nuestras Fuerzas Armadas, con nuestro Rey comandándolas, son garantes últimos de la supervivencia de España como nación. ALEJANDRO BAEZA SERRANO GINES JAVIER RUBIO AULAS DE FRUSTRACIÓN El colegio se vivía, también entonces, como una gran familia UELVEN los niños al colegio. Un año más. Y vuelve el articulista a emocionarse con los recuerdos de su propia infancia, esa patria inalienable de la que no hay separatista que nos puede expulsar. Esta vez la nostalgia le trae a la memoria a Manuel Dávila, aquel profesor de inglés que se ha ido en agosto con la discreción suprema de la que únicamente hacen gala los muertos en verano. Y a un parvulito yendo al cole tembloroso de emoción con el regalo- -entonces se estilaban los agradecimientos- -para su maestra, que a mitad de curso matrimoniaba con otro profesor del centro, especialista en la lengua de Shakespeare. Entonces, porque luego se hizo empresario y acabó de corredor de pisos en Triana, faceta en la que otra pirueta del destino nos volvió a hacer coincidir. El colegio- -el del articulista y cualquier otro- -se vivía, también entonces, como una gran familia. En realidad, la prolongación de la propia familia en la que entraban a formar parte los profesores, el director, los capellanes, las limpiadoras (hasta que nos descubrían revolcándonos en el cuartito del serrín bajo la escalera) el portero (Pedro con su inconfundible voz cavernosa con aquellas legendarias historias de la División Azul a cuestas) y hasta Pepe el del bar, que se hartaba de servir vasos de gaseosa Pepe, naranja o Pepe, blanca a dos pesetas el refresco en el ambigú durante el recreo. Estaba el hermano Jacinto, que nos hacía rezar el rosario por las tardes y consumía el año en enseñar a conjugar los verbos; el hermano Mauro, que nos hacía dictados a partir de la Tercera de ABC sin indicar signos de puntuación, que había que deducir de su cantarina entonación castellana; o el hermano Múzquiz, su segundo apellido en realidad, que obligaba a escribir juntando las letras sin levantar el bolígrafo del papel o la tiza de la pizarra. Pese a todo, soy un frustrado y el lector comprenderá ahora por qué. Cada vez que volvíamos en septiembre, estaba pintado como recién inaugurado. Las puertas cerraban, el gimnasio tenía su potro forrado y las filminas se veían en la pantalla del salón de audiovisuales. Las clases estaban en perfecto estado de revista, con los pupitres limpios y escamondados hasta que a mitad de curso, de tanto pintarrajearlos, nos caía un castigo colectivo de lija y lima para devolverlos a su estado inicial. Pero nunca dimos clase en una caracola. Arrastraré toda mi vida ese tremendo fiasco de no haber estado sentado con los cincuenta colegas más del curso en una de esas aulas prefabricadas provisionales tan confortables y convenientes para la docencia que las autoridades educativas no dan abasto repartiéndolas por la geografía andaluza. Qué le vamos a hacer, a la edad en que a uno se le van muriendo los profesores- -y ay, incluso los compañeros de banca- ya no hay manera de suplir esa carencia fundamental en la vida. Y yo que pensaba que había sido feliz en el colegio... Qué terrible desilusión. V Ahí está el problema Juan Espadas ha dicho que va a subir las tasas de la luz de las casetas de la Feria de Sevilla porque quiere repercutir en ellas el coste que le supone al Ayuntamiento el prestar dicho servicio. En principio, nada que oponer: parece justo que los que incurren en un gasto tengan el deber de soportarlo. Sin embargo, ¿cuánto dinero entra en Sevilla porque en las casetas de Feria se acojan cada año a multitud de amigos y desconocidos sin ningún problema? A lo peor Espadas se encuentra con lo que no quiere: que los ciudadanos reclamen algo a lo que también tienen derecho: ¿se imagina el alcalde que los propietarios de las casetas le reclamasen su parte proporcional en los beneficios obtenidos por la ciudad por los impuestos que pagan las casetas de la Feria de Sevilla? TOMÁS DÍEZ VIVAS SEVILLA importante y responsable. España necesita políticos con una gran experiencia y una sólida formación. Para una cosa tan seria y responsable como es la gobernación de un país, no parecen ser los más adecuados, los fantasiosos, saltimbanquis ni gente progresista radical de izquierdas de dudosa educación. Acabada la posguerra y sus miserias, muerto Franco, varios grupos políticos, de izquierdas, de derechas y medio pensionistas, se reunieron y llegaron a un acuerdo general, de construir un país moderno de libertades y democracia con una extraordinaria Constitución. Y eso se pudo realizar porque la mayoría eran gentes preparadas, disciplinadas, con ilusión política. Ahora la mayoría de la política está en manos de almas sin vocación... MANUEL JIMÉNEZ MÁRQUEZ LA PUEBLA DE LOS INFANTES para la causa. Llama la atención que en nuestro país los clubes modestos son los que más se han volcado con la situación mientras que otros no se han pronunciado al respecto. Estos pequeños detalles son los que demuestran la grandeza de cada entidad. CURRO RODRÍGUEZ- SAÑUDO SEVILLA Situación preocupante La situación actual de España es más preocupante de lo que se cree. No se arregla con mítines, promesas, vaguedades, micrófonos de incontinentes verbales, odios pasados de viejos rencores etc. Lo primero que necesitamos es que los partidos comprendan la situación, que tengan sentido de partido y responsabilidad de Estado. Todos debemos defender el Estado respetando sus consignas, tanto izquierda como derecha, mirando al futuro con respeto mutuo y bajo la presidencia de la Constitución. JUAN DE MIGUEL MARTÍNEZ SEVILLA El fútbol más solidario Hoy, la llegada masiva de refugiados sirios a Europa se está convirtiendo en el principal problema de actualidad. Ante esta situación, numerosos clubes de fútbol están aportando su granito de arena. Es el caso del Sevilla F. C. que destinará un euro de cada entrada vendida en su regreso a la Liga de Campeones Almas sin vocación La política está, como ya presagiamos la mayoría de los españoles, ¡hecha un desastre! Está en manos de unas personas sin preparación, sin capacidad ni experiencia suficiente para llevar a cabo una tarea tan difícil como Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo electrónico: cartas. sevilla abc. es. Su extensión no debe exceder los 900 caracteres, con espacios, ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas.
 // Cambio Nodo4-Sevilla