Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 4.12.2015 Editado por Diario ABC, S. L. Albert Einstein, 10, Isla de La Cartuja 41092 Sevilla. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.499 D. L. I: SE 3- 1958 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 902 506 860 Suscripciones 901 400 900 Atención al cliente 902 530 770. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO El Rey comparte La Mareta Don Felipe ha querido poner la residencia real de Lanzarote al servicio de los intereses de España y la ha ofrecido para invitar a personalidades y celebrar actos que ayuden a promocionar el turismo IGNACIO RUIZ- QUINTANO LA PERA El buen gobierno implica fidelidad a su objeto y conocimiento de los medios. Su elemento fundamental es la energía G ABC ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID Jardines interiores y fachada de la residencia real de La Mareta, en Lanzarote moción y defensa de los intereses turísticos. Por un lado, se invitará a mandatarios, representantes de instituciones internacionales o figuras del mundo de la cultura a hospedarse en La Mareta, con el fin de que contribuyan a promocionar la Marca España. Y, por otro lado, se podrán celebrar actos relacionados con el turismo y la cultura en sus instalaciones. Pero La Mareta continuará siendo residencia real. al borde del mar, con dos dormitorios, salón comedor, piscina independiente y terrazas. Esta zona tiene un acceso directo al mar. En el resto del recinto hay nueve bungalows más, cada uno con dos dormitorios y office. Además, dispone de un gran jardín y una piscina central que dan paso a la zona deportiva en la que se incluyen una pista de tenis, una cancha de baloncesto, un gimnasio y una segunda piscina mucho más pequeña. En esta residencia real se han hospedado con anterioridad los cancilleres alemanes Helmut Kohl y Gerhard Schröder; el expresidente de la URSS, Mijail Gorbachov y su esposa Raisa; el presidente checo Václav Havel, los presidentes del Gobierno José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero, con sus respectivas familias, y el presidente de Kazajstán, Nursurtan Nazarbayev. En La Mareta falleció Doña María de las Mercedes, la abuela paterna del Rey, durante las vacaciones de Navidad de 1999- 2000. E l Rey quiere poner la residencia real de La Mareta, en Lanzarote, al servicio de los intereses de España y ha pedido que se utilice para promocionar el turismo. La Mareta es una casa que el Rey Hussein de Jordania regaló a Don Juan Carlos en 1989 y que el entonces Monarca cedió ese mismo año a Patrimonio Nacional. Desde entonces, la Familia Real ha utilizado ocasionalmente esta residencia para pasar unos días de vacaciones y se la ha ofrecido a determinados mandatarios extranjeros para cortas estancias. El deseo de Don Felipe se plasmó el pasado miércoles en un convenio que firmaron en los mismos jardines de La Mareta el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, y el presidente de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñán y de la Serna. Ese convenio de colaboración permitirá la utilización de las instalaciones de la residencia real para la pro- 2.500 euros al día El convenio establece que la Secretaría de Estado de Turismo compensará a Patrimonio Nacional con 2.500 euros por cada día de actividad, aparte de los gastos que genere la limpieza de las zonas que se utilicen y la reposición de los posibles desperfectos. La Mareta, que ocupa una parcela de 15.500 metros cuadrados, fue diseñada y decorada por el artista lanzaroteño César Manrique. En el recinto se encuentra un bungalow principal Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Premiar, v. tr. Envolver a alguien en papel de regalo. obernar, para Rajoy, es la pera ¡champaña y peras Rousselet en la bodeguilla de Bertín! cosa que nunca hubiera salido de la boca de Cánovas. ¡Es la pera! Pero no la pera limonera de Campa, el subsecretario de Hacienda, sino la Pera turca, Beyoglu, con su mercado de las mil y una noches. Para Colón una pera era el mundo, que tiene, anota en su bitácora, forma de pera o teta de mujer. ¡Un gobernar que sabe a teta! El padre Isla nos dice que la Catanla, señora madre de fray Gerundio, abría tanto la boca para pronunciar su a que, de un bocado, se engullía una pera de donguindo hasta el pezón. ¿Hay manía más graciosa que negar que Judas se crió en casa de Pilatos, que le sirvió de jardinero y que después mató a su padre sin conocerlo porque quiso llevarse unas peras de la huerta? Los que en España se creen la pera al gobierno llaman gobernanza (palabro robado por Felipe González, Gonzalón, al silvano Strauss- Kahn) que designa el trabajo que Judith Anderson desempeña en Rebeca Inglaterra no tiene separación de poderes, pero sí un sistema representativo (los diputados se deben a sus electores) que permite que muchos laboristas apoyen a Cameron en el bombardeo de Siria, y para explicar la autoestima Freud ponía por ejemplo la del ciudadano británico en el extranjero: Ello se debe a que el inglés cuenta con que su Government despachará un buque de guerra si tan sólo le tocan un pelo. ¿Qué es un buen gobierno? En la biblia de la democracia representativa, Hamilton, su creador, sostiene que el buen gobierno implica dos cosas: fidelidad a su objeto y conocimiento de los medios para alcanzarlo. Y su elemento fundamental debe ser la energía, sobre todo frente a cualquier movimiento sedicioso (su modelo es Roma) Esta energía se halla en relación con la firmeza personal, al hacer uso de sus poderes constitucionales, y con la estabilidad del sistema de administración adoptado bajo sus auspicios. Otra cosa es pedir peras al olmo.
 // Cambio Nodo4-Sevilla